Catálogo Dicoro 2014

Share on Facebook22Tweet about this on Twitter0Share on Google+2


¿Has oído hablar de Dicoro en alguna ocasión? Pues si vives en Barcelona o alrededores te interesará saber que se trata de una tienda de muebles donde podrás encontrar todo lo necesario para equipar tu vivienda al mejor precio. Y es que ya te lo dice su eslogan: “El buen gusto no es caro”.

La política de precios de Dicoro se basa en lograr un precio justo, es decir, pagarás mucho menos por tus muebles. Sabiendo esto, ¿quieres conocer su catálogo para 2014? ¡Te aseguro que merece la pena!

Precios que valen la pena

En Dicoro no inflan sus precios para luego ofrecer descuentos engañosos. Así, a diferencia de otras empresas que organizan rebajas varias veces al año, en esta tienda se ganan nuestra confianza ofreciéndonos precios netos todos los días del año. De esta manera, ofrecen todos los muebles al precio más bajo posible.

El buen gusto no es caro

Lo mejor de Dicoro es su buen gusto, demostrando que el diseño no tiene por qué ser un lujo. Así, ofrecen productos atractivos, bien diseñados y funcionales a precios muy competitivos para que puedas disfrutar de calidad al mejor precio. Por supuesto, los productos de Dicoro son diseñados y producidos bajo los más altos estándares de calidad y cuidan el desarrollo y diseño desde el principio para asegurarse que los muebles cumplen con las más exigentes normas de calidad.

Propuestas para todo el hogar

Dentro del catálogo de Dicoro para este año podrás encontrar un montón de propuestas para todas las estancias de tu hogar: sofás, chaise logue, mesas de comedor, sillas, dormitorios completos, armarios, camas, habitaciones infantiles y juveniles, colchones, cocinas, vestidores…

A continuación te dejamos con todas las imágenes del catálogo de Dicoro, donde descubrirás las mejores opciones para amueblar tu hogar.

4 comentarios

  1. Lamentable servicio. Después de pagar el 10% de la compra para transporte y montaje y prácticamente el 40% del importe de los muebles por adelantado no han acabado de montar un triste armario. No trajeron una de las piezas correctas y después de traer mal en 3 ocasiones la pieza a cambiar y de otras 3 en las que directamente no se presentaron todavía está por montar ( han pasado 11 meses!!!!! ) Hemos presentado una reclamación y ni siquiera nos han contestado…. Como cobran la totalidad de la compra dos días antes de ir a tu casa ya puedes darte por perdido… Después de casi un año tenemos un armario a medio montar… NO COMPREIS EN DICORO PORQUE ES UNA TÓMBOLA.

  2. Bienvenidos a una Empresa “typical spanish way” donde amenazan a los trabajadores que no aceptan el abuso de condiciones (entre otras, formaciones continuadas y NO remuneradas. Necesarias, en realidad, por su mala gestión) y que finalmente despiden alegando motivos incoherentes e inconsistentes a aquel que hace peligrar su cultura del miedo como el servidor aquí presente. Penoso.

    Gracias a mi compromiso (en mi jornada laboral, no fuera), puntualidad y resultados comerciales, me echan, sí, pero con mi conciencia bien tranquila. Además, puedo presumir de que mi trato con los clientes ha sido excelente y de que más de uno se llevará una sorpresa cuando pregunten por mí. Al que me lea, ¡lo siento! Preguntad por la jefa de tienda y pedidle motivos que así veréis in situ a alguien que os miente a la cara sin escrúpulos. ¡Actuación de Oscar! ¡Gratis!

    En fin. A nivel cliente tiene buena relación calidad-precio y de entre la media del sector, sobresalen ligeramente. No obstante, por supuesto que hay incidencias. En gran parte por la gestión de los recursos humanos que tienen y la política de la empresa: aunque no lo quieran ver, la gente está quemada y con razón. Unos lo argumentan abiertamente (como yo) y se les despide, otros no y lo demuestran en su mediocre quehacer diario.

    No deja de ser otra empresa familiar chanchullera en la que siempre hay un agente que sufre las consecuencias, siendo este, generalmente, el cliente o el trabajador.

    En conclusión: podéis comprar en Dicoro que no son especialmente malos. Calidad-precio está muy bien. Eso sí, no tengáis ninguna diferencia de opinión ¡que lo lleváis claro!, ¡El cliente nunca tiene la razón! El trabajador tampoco. Así, a nivel laboral., no vayáis allí en la medida de lo posible. Es horrible el ambiente: falta de profesionalidad, presión comercial desorbitada, necesidad casi imperativa de hacer más horas de las contratadas, mamoneos, peloteos, politiqueos mil, por un salario ridiculo. ¡Así os cuenta tanto avanzar en procesos y gestión señores! ¿Conocéis el concepto “retención del talento?, ¿Feedback?, ¿Know how? Naaah, para qué.

    ¡Saludos y suerte Dicoro!

  3. A LA ATENCIÓN DE AQUELLOS CLIENTES INGENUOS que como yo, pudieran cometer el error de considerar que DICORO es una empresa competente en la que uno se puede fiar a la hora de comprar los muebles, por ejemplo, de la primera habitación de sus hijos.

    En un principio, buenas palabras, casi la solución perfecta a las necesidades que transmites.
    Color, tiradores, medidas, plazos de entrega… Todo PARECÍA tener alternativa y fácil solución, ya que así te lo exponen en el primer contacto comercial, que consiste, básicamente, en sentarte en una mesa frente a una vendedora que elabora un seudo proyecto, de los muebles en cuestión, mediante un programa informático, que según me cuenta la vendedora, tiene bastantes limitaciones. Pero, según me dice, nada que no se pueda solucionar mediante un anexo posterior al proyecto, bien sea por correo o acudiendo a la tienda a comentarlo.
    La historia es que cuando me siento con esta persona a la que le doy las medidas de la habitación en la que van a ir los primeros muebles de mi hijo, me falta la medida de la altura de la habitación. Mi intención es no continuar hasta tener esa medida, pero la vendedora insiste en que para evitar la demora burocrática, dejemos el pedido realizado a falta de esa medida y así poder disponer de los muebles en cuestión de 15 ò 20 dias.
    Bien pues continuo con el trámite para la compra de los muebles para la habitación de mi hijo, con la advertencia, de que como el programa por el cual realizan el proyecto es bastante limitado. No le permiten dejar ningún campo en blanco, por lo que para avanzar ponen una supuesta medida que se compromete en cambiar cuando les mande el correo. Por lo que la vendedora envía el seudo proyecto a la compañera de caja y me pide que le acompañe para hacer el pago de un porcentaje del total. Después de realizar el pago, imprimen el seudo proyecto, con las medidas y el detalle de la parte del pago que adelanto. Me piden que lo firme y como no soy de las personas que firmo las cosas sin leer. Me percato de varias cosas que quieren que les firme; las medidas del seudo proyecto, la forma de pago (que consiste en abonarlo íntegramente dos días antes de recibir la mercancía) y el detalle de la mercancía así como la dirección de envío. Por lo que quiero aclarar nuevamente con la responsable de cobro, que como estoy firmando una medida provisional que no es real debido a una limitación de las herramientas con las que trabajan, no quisiera tener ningún problema. Respuesta: “No, no para nada usted no se preocupe, que como le ha dicho mi compañera, ahora cuando llegue a casa nos manda la medida por correo que ya nosotros la pasamos a fábrica” ingenuo de mí acepté sus buenas palabras no sin antes preguntarles : “¿ y el pago lo tengo que hacer sí o sí por transferencia o en tienda? ¿No pueden cobrarlo los montadores?”
    Respuesta: “jejeje sí lo tiene que hacer así, sí o sí, entienda que los montadores no tienen datáfono Jejejeje ”
    Ingenuo de mi pensé que no tenía porqué tener ningún problema. Pero ahora lean bien lo siguiente.
    Después de dos meses de espera para recibir los muebles de la habitación de mi hijo, llaman un buen día para que me pase por la tienda y poder así abonar la totalidad del pago, ya que en dos días pasarían a montarlos.
    Pasaron 6 días hasta que se vinieron a montar los muebles; con un cajón roto, con los tiradores (cada uno de un color) y la medida del armario mal. Llamo y escribo, para presentar mi reclamación y me dicen que en han tomado nota y que en 10 días me lo solucionan. Pero pasa un mes en el que no solucionan nada y les mando un correo solicitando la devolución de los importes abonados y la retirada de la mercancía. Después de hacer caso omiso a mi petición se pasan por mi casa unos montadores con unos simples tiradores. Esto ya me supera y me dispongo a ir a la tienda y solicitarle ahí la devolución del importe, la retirada de la mercancía y una hoja de reclamaciones. Pues resulta que ni la devolución, ni la retirada de la mercancía ni la hoja de reclamaciones hasta que no solicité presencia policial.
    Así que después de tres largos meses aún no tengo la mercancía que aboné por adelantado ni intención en solucionarlo ya que se acogen al primer documento firmado y a que ya tienen el dinero.

  4. Lamentable Dicoro. Mal a destiempo y te hacen pagar sus errores que amablemente dicen que van a corregir si previamente les pagas más de lo que ya has pagado. Vergonzoso! Todavía en conflicto con ellos para que nos resuelvan la incidencia y traigan el armario pendiente. NO COMPREIS ALLÍ!!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *