Cocinas integradas en el salón
Es importante tener en cuenta que las cocinas integradas en el salón son una opción muy interesante para pisos pequeños. Cada vez son más las familias que se decantan por ellas y se benefician de las ventajas que ofrecen. Eso sí, también tienen inconvenientes, como por ejemplo que el ruido y los olores que se desprenden van a parar al salón, lo cual puede ser bastante molesto en según qué situaciones.

Para conseguir que la cocina y el salón estén en un mismo ambiente os aconsejo que sigáis una serie de directrices:

Revestimientos para paredes
Es probable que no sea suficiente con los revestimientos cerámicos, que tengas que tirar también de la pintura decorativa para lograr el efecto deseado. Además, también te puedes ayudar del papel pintado para lograr un toque elegante y resaltar la pared que tú quieras. Deberás tener en cuenta que la pintura o el papel pintado tiene que soportar salpicaduras y otros problemas derivados de tener que cocinar a altas temperaturas.

Limpieza y orden
Para que todo se vea bien es importante que mantengas cierto orden. Asimismo, también deberías tenerlo todo limpio para que cocinar sea mucho más agradable. Asegúrate de ocultar todo el menaje y los electrodomésticos al máximo. Adquiere una buena campana extractora que sea potente y silenciosa, precisamente para evitar los inconvenientes que he citado más arriba.

Office como comedor
Si el office es el encargado de unir la cocina y el salón deberás decorarlo como si fuera el comedor. Tapiza las sillas, decántante por una silla bonita y esmérate en conseguir una iluminación adecuada tanto para cocinar como para comer.

Iluminación
La opción más recomendable es iluminar la cocina y el salón con dos lámparas, una a cada lado. Eso sí, sería bueno que fueran del mismo tipo para que parezca que todo forma parte del mismo ambiente. Sin embargo, es probable que busques algo más relajado para el salón, mientras que en la cocina necesitas luz potente para poder cocinar sin dejarte la vista.

Materiales de calidad
No escatimes en materiales de calidad como la melamina y el silestone para la encimera, el parquet para el suelo o los muebles lacados.