Cómo crear una lámpara de lava
Una lámpara de lava es una especie de lámpara decorativa que puede ser de varios colores dependiendo del cristal y el color de la lava. Se pueden comprar ya listas para enchufar pero también puede ser muy divertido fabricarlas con nuestras propias manos y así darles un toque personal. Las lámparas de lava se pueden utilizar para iluminar o ambientar espacios, coloreando las paredes con luz en movimiento, creando formas espectaculares, siempre diferentes y variables según el movimiento del líquido.

A continuación te explicamos paso por paso cómo montar una lámpara de lava casera. Si eres menor, pide ayuda a tus padres porque algunos pasos son complicados y algo delicados. Primero toma nota del material que necesitas:

- Una botella de vidrio resistente a los cambios de temperatura.
- Aceite mineral, vaselina líquida o aceite para bebés transparente.
- Colorante de alimentos del color deseado.
- Una base sólida para la botella (como una lata).
- Alcohol de 70º
- Alcohol de 95º
- Lámpara de 40 watts.
- Detergente concentrado.
- Agua destilada o aguarrás vegetal (opcional).

1.- Para empezar, mezclaremos en un recipiente el aceite mineral con el colorante basado en aceite, hasta obtener la coloración deseada. Una vez tengamos la mezcla, la introduciremos en la botella de vidrio limpia, hasta llenar la cuarta de su capacidad.

2.- Acto seguido, cogeremos las dos botellas de alcohol, la de 70º conseguirá que el aceite mineral flote, mientras que el de 95º hará que se hunda. Llenaremos lentamente en temperatura ambiente la botella con los diferentes alcoholes, hasta que el aceite forme una especie de burbuja flotante a modo de lava en el fondo hasta la mitad de la botella. No te pases, para no modificar las diferencias de densidad. Cuando pongamos el foco de luz debajo, con el calor se formaran corrientes de lava por dentro de la botella moviendo el aceite, pero este paso será el último.

3.- Cuando tengamos la botella llena de alcohol y la lava de color, añadiremos una cucharada de agua destilada o aguarrás para disolver un poco los colores al oleo. Este paso es opcional.

4.- Toca preparar la base de la lámpara de lava que la podemos fabricar con la chapa de una lata, retirando la tapa para que podamos introducir la lámpara de 40 watts y la luz pueda pasar hacia la parte superior e iluminar el interior de la botella. Procura que al base tenga estabilidad.

5.- Finalmente, colocaremos la botella sobre la base, encendemos la luz de la lámpara y dejaremos que se caliente el interior. Al cabo de un rato, veremos cómo se desplaza la lava por su interior. Si quieres darle un toque más profesional, puedes tirar una gota de detergente concentrado en el aceite y conseguirás formar burbujitas pequeñas.