Cómo decorar con muebles retro y acertar

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


No hace mucho,en Decorablog publicábamos un post sobre decoración de estilo retro. La verdad es que no me importa nada volver sobre este tema, dado el interés que despierta y su indudable encanto. La tendencia retro gusta tanto, que lleva ya unos cuantos años siendo la protagonista de muchas revistas y ferias de decoración. Los muebles y complementos estilo retro son objeto de deseo, y no hay firma que se precie que no se inspire en los años 50, 60 y 70 para diseñar sus colecciones actuales.

Decorar con muebles estilo retro tampoco es tan fácil como parece: si nos pasamos, corremos el riesgo de tener una casa como la de los primeros capítulos de “Cuéntame”… La idea es lograr ambientes equilibrados y bellos, con un toque nostálgico pero también elegante y actual.

Buscar en los rastros


Lo primero que os recomiendo es que no os gastéis un dineral en muebles nuevos o en tiendas exclusivas. Si echáis un vistazo en las casas de padres, abuelos y demás seguro que encontráis piezas llenas de encanto que ellos estaban a punto de tirar… Los rastros y desembalajes son también eventos perfectos para encontrar esa mesita años 50 que tanto nos apetece tener, o una mesa para la televisión de aquéllas que llevaban balda y revistero. ¡No olvidéis regatear!

Colores fuertes y motivos geométricos


Si ya tenéis los muebles, es el momento de buscar su lugar. Estas piezas quedan muy bien en ambientes decorados con colores intensos y con papeles pintados geométricos. Podéis dejar paredes en blanco y empapelar otras de forma llamativa, para no pasaros. También quedan muy bien los accesorios de decoración directamente kitsch (esas figuritas que antes nos horrorizaban), teléfonos con formas divertidas, los complementos de cristal de murano y las lámparas de pantalla cilíndrica. ¡Ah! Y los espejos con forma de sol, todo un icono retro. En las imágenes podéis ver cuatro ejemplos perfectos de cómo decorar bien con muebles retro… Y no morir de saturación en el intento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *