Cómo decorar un dormitorio compartido por un niño y una niña

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

dormitorio mixto
Debido a diferentes factores (la crisis económica, la proliferación de las ciudades y la consecuente falta de espacio para construir, el cambio en las estructuras familiares…), las viviendas son cada vez más pequeñas, por lo que los ciudadanos tenemos que arreglárnoslas para hacer de los pisos minúsculos hogares agradables en los que poder vivir, ya sea solos o en compañía.

Los que suelen tener más problemas de espacio son las parejas que tienen hijos en casa, sobre todo si hay más de un niño y pocas habitaciones. En la mayoría de casos, los padres suelen optar por estancias compartidas para los hermanos. Y lo cierto es que esta solución tiene múltiples ventajas para los pequeños. Eso sí, decorar una habitación compartida resulta complicado si los hermanos no son del mismo sexo. Aun así, hay algunos pequeños consejos que puedes poner en práctica si te encuentras en estas situación. Hoy en Decorablog te damos las claves para decorar un dormitorio compartido entre un niño y una niña. ¿Nos acompañas?

Diferenciar a través de los colores

Una de las mejores soluciones a la hora de decorar una habitación mixta es diferenciar claramente el espacio que corresponde al niño del que corresponde a la niña. Eso sí, esto es más fácil de conseguir si la habitación en cuestión es bastante grande. Así, lo ideal es colocar una cama en cada rincón de la habitación y decorar cada zona de una forma diferente. En este sentido, una buena opción es optar por el mismo tipo de mobiliario y complementos y diferenciar solo los colores de las paredes, los textiles y/o los detalles decorativos. Por supuesto, también puedes basarte en una temática diferente en cada área. Puedes ver un ejemplo de lo que te estamos comentando en la siguiente imagen, donde la zona de la niña está decorada en rosa y la del niño en verde.

dormitorio mixto1

Separar las zonas

Otra buena alternativa a la hora de decorar este tipo de estancias es incluir un elemento físico que diferencie ambas zonas, aunque siempre de forma leve. Puedes optar por una cortina, un biombo, un mueble, prolongar una viga… De esta manera, cada uno podrá disponer de su intimidad, aunque podrán compartir otras zonas de la estancia: el área de juegos, el área de estudio… En la habitación que te mostramos en la siguiente imagen, vista desde dos ángulos, puedes ver un ejemplo de lo que te acabamos de comentar. Y aunque no se trate de ninguna barrera física, una buena idea es colocar las camas de forma perpendicular en una esquina de la habitación.

dormitorio mixto2

Una habitación unisex

Por supuesto, no es necesario diferenciar claramente las dos zonas de la habitación. También es posible escoger elementos unisex con los que tanto la niña como el niño se sientan a gusto. En este sentido, los colores neutros se convertirán en tus mejores aliados, aunque también podrás optar por tonos más alegres y llamativos para los diferentes elementos de la habitación, siempre que los pequeños se pongan de acuerdo. Amarillos, naranjas o rojos suelen gustar tanto a niños como a niñas. Esta es, sin duda, la mejor solución para habitaciones pequeñas, donde no se puede optar por colocar camas separadas y se tienen que utilizar soluciones como las literas, las camas tipo tren o las camas nido. En la imagen que te mostramos en la siguiente imagen puedes ver un dormitorio compartido mixto en el que tanto las niñas como los niños se podrían sentir la mar de a gusto.

dormitorio mixto3A continuación te dejamos con nuestra galería, donde podrás encontrar más imágenes de dormitorios compartidos por un niño y una niña.

3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *