Cómo fabricar una puerta para la mirilla

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Puerta mirilla DIY1
La manualidad que te enseño hoy es muy sencilla de realizar y muy decorativa. Me ha parecido algo original, nunca lo había visto y, además, añade un toque extra de seguridad a tu vivienda. Y es que si quieres evitar que, de alguna manera, alguien pueda ver desde fuera lo que ocurre dentro de tu casa, esta puerta para la mirilla te resultará muy útil. Aunque esto no suele ser lo habitual ni mucho menos, así que la función decorativa que tiene será más que suficiente. ¿Cómo fabricarla? A continuación te lo cuento todo.

Los materiales

Este DIY es obra de Mother Daughter Projects, un blog donde una madre y su hija realizan proyectos de bricolaje y decoración muy interesantes. Para hacer éste vas a necesitar:

– 9 maderas, tipo palito de helado.
– Cola blanca.
– Una percha metálica.
– Cinta adhesiva.
– Tijeras.
– Unos topes pequeños de los que ponemos para que la puerta no toque la pared.
– Goma adhesiva para reparaciones del color que más te guste (ellas proponen la marca Sugru).
– Un barniz protector.
– Las piezas de plástico para que la puerta se mueva (en las fotografías verás cómo son)
– Opcional: dos imanes pequeños para que la puerta se quede en su lugar y no se mueva.

Puerta mirilla materiales

El proceso de elaboración

En primer lugar coloca juntos cinco palitos grandes de helado. Puedes hacer una guía para que se mantengan en su sitio. Mide lo que ocupan de ancho y recorta dos palitos para pegarlos en la parte inferior y en la superior. Lija un poco los bordes. Después, pega los otros dos restantes en diagonal, formando una cruz.

La manilla de esta mini puerta

Lo que se convertirá en la manilla de esta puerta será el tope que te he comentado antes, el que solemos poner para que las puertas de casa no peguen en las paredes. Debe ser de un tamaño proporcional al de nuestro cubre-mirillas. Lo puedes pegar al final de todo…

Barnizar

Ahora puedes aplicar el barniz a tu mini puerta de granero que colocarás para tapar la mirilla. Como verás en las imágenes, es un barniz más oscuro que le da ese aspecto envejecido tan particular y elegante. Deja que seque todo bien para continuar con el montaje.

Cómo colgar tu puerta de mirilla

Ahora vamos a la puerta principal de tu casa para ver cómo colocar tu creación. Sitúa la percha para ver a qué altura deseas ponerla. Con unas tijeras especiales deberás cortar la parte recta de la misma, que será donde sujetaremos la mini puerta. Para conseguir ese efecto de puerta corrediza de un granero deberás usar las piezas que te comentaba antes, unas pequeñas ruedas que encontrarás en tiendas de ferretería o por Internet.

Puerta mirilla DIY3

Pegar las ruedas y la manilla

Ahora, con la goma adhesiva, puedes pegar la manilla y los enganches de las ruedas que harán moverse a la puerta. También puedes usar la cola blanca si prefieres… Lo que más seguridad te dé. Con un palillo de dientes quita el exceso de goma. La barra metálica de tu percha que la sujetará la puedes fijar a tu puerta con esta misma goma adhesiva. Tarda en secar unas 24 horas (deberás leer las indicaciones del fabricante) así que si quieres puedes colocar un trozo de cinta adhesiva mientras tanto para que se mantenga en su lugar.

Imágenes y vídeo con el tutorial

Como ves, el resultado es muy práctico y decorativo. A continuación te dejo con un vídeo donde podrás ver todo el proceso, y con las fotografías de Mother Daughter Projects para que descubras paso a paso cómo diseñar esta chulísima puerta para tu mirilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *