Cómo limpiar el tejado
Con la llegada del frío, las inclemencias meteorológicas aumentan y el tejado se convierte en un elemento fundamental para proteger el edificio de la lluvia. Por eso es importante proteger bien la cubierta que exige un mantenimiento para garantizar solidez y estanqueidad. Para empezar se deben limpiar los canalones de hojas secas, suciedad, ramas, musgo, residuos y revisar el estado general en busca de posibles grietas. Esas tareas son claves para prevenir daños mayores en nuestro tejado.

Para ello deberás subir a lo alto de la casa para realizar la limpieza o bien utilizar una hidrolimpiadora de alta presión con mango telescópico que facilita el trabajo y no requiere correr ciertos riesgos la tener que subir al tejado con ayuda de una escalera. Aprovecha para desatascar los desagües exteriores y limpiar las rejillas. Si encuentras fisuras será el momento de solucionar el desperfecto para luego no tener humedades en casa.