Cómo limpiar la campana extractora

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+1

limpiar la campana extractora
Por mucho que se tenga cuidado a la hora de prepara la comida o la cena, siempre hay alguna parte de la cocina que se ensucia y que hay que cuidar al máximo. Si bien, hay una zona de la cocina que siempre que pongamos algo al fuego, coge restos de humo y suciedad. Es la campana extractora. Seguro que alguna vez has comprado uno de los muchos productos que existen en el mercado para limpiar la campana extractora. En Decorablog te mostramos cómo limpiarla con efectividad.

Un truco muy efectivo a la hora de dejar impolutos los electrodomésticos es usar el agua con limón. Antes de utilizar cualquier otro producto, pon un cazo con agua y limón a hervir. Mantén la campana encendida y deja el cazo en el fuego por lo menos unos 20 minutos. Así conseguirás desincrustar mejor la grasa a continuación.

Desmontar las rejillas

Una vez hayas usado el agua con limón, ya puedes apagar de nuevo la campana extractora. Desenchúfala de la corriente para evitar cualquier accidente doméstico. Una vez lo hayas hecho, tendrás que desmontar las rejillas de la campana extractora. La mayoría son muy fáciles de sacar, ya que cuentan con una palanquita en un lateral para facilitar la maniobra.

Cuando hayas conseguido quitar las rejillas, rocíalas con un producto antigrasa y déjalo actuar durante unos minutos en ellas. Te puede servir cualquier producto antigrasa que uses habitualmente para limpiar los azulejos de la cocina o el horno.

campana extractora
A continuación, humedece un paño en agua y pásalo por las rejillas con brío. Una vez hayas terminado, pasa un trapo limpio por las rejillas para secarlas.

Para terminar de limpiar la campana, tendrás que coger una esponja humedecida en amoniaco y pasarla por el interior del aparato. Hazlo siempre con mucho cuidado, ya que el amoniaco es un producto agresivo para nuestra salud. Utiliza guantes de látex y procura no mojar el motor de la campana o podrías estropearlo. Una vez lo hayas hecho, ya puedes montar de nuevo las rejillas y usar la campana como siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *