Cómo limpiar los azulejos del baño

Share on Facebook43Tweet about this on Twitter0Share on Google+2


Limpiar cualquier estancia siempre es una tarea pesada, aunque algunas tareas nos suelen costar más que otras. Una de las más tediosas, sin duda, es la de limpiar los azulejos del baño. ¿No te parece? Sin embargo, es esencial hacerlo regularmente para mantener el baño fresco, libre de moho y con un aspecto limpio.

Por eso, hoy en Decorablog vamos a echarte una mano para que lo hagas de la mejor manera posible. ¿Estás preparado? ¡Pues atento!

El suelo

Vamos a comenzar explicándote cómo limpiar los azulejos del suelo. En este caso, primero deberás eliminar el exceso de suciedad y de polvo con una aspiradora o una escoba y un recogedor. A continuación deberás fregar el suelo con una mezcla de agua tibia y una solución jabonosa. Para los lugares donde la fregona no alcanza, lo ideal es usar trapos de microfibra, también ideales para las esquinas y otras manchas en zonas difíciles. Además, es muy importante hacer esta tarea con el baño bien ventilado para evitar los efectos nocivos de los productos químicos lo máximo posible.

Las paredes

En las paredes, primero tendrás que encargarte de quitar la grasa que se acumula en las baldosas por el uso de los productos corporales y jabones para el cuerpo. Para ello, lo ideal es limpiar con una mezcla de agua y amoniaco, aunque se pueden utilizar otros productos desengrasantes. Para finalizar, pasa un trapo limpio.

Quitar la cal

El siguiente paso es quitar la cal, para lo cual deberás mezclar agua fría con vinagre, aunque como en el caso anterior, también podrás utilizar cualquier desincrustante que vendan en tiendas de limpieza. Tendrás que aplicar el producto con una esponja y dejarlo actuar durante 5 minutos y, a continuación, aclarar con un trapo mojado para finalizar pasando un trapo seco y limpio.

Mantener el baño limpio

Para mantener el baño limpio el máximo tiempo posible, es importante evitar el exceso de humedad, lo que te ayudará a tener los azulejos libres de moho y bacterias. Para lograrlo, lo mejor es abrir las ventanas y utilizar extractores de aire después de la ducha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *