Cómo limpiar paredes empapeladas

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Los azulejos son fáciles de limpiar. Se pasa un trapo o una bayeta y ya está. Pero, ¿qué ocurre cuando lo que se quiere limpiar es una pared de papel pintado? Habrá quien opte por no tocarla. No obstante, esta solución solo conseguirá que la pared aglutine más polvo y alguien coja una infección. Para evitar mayores consecuencias, en el siguiente artículo de Decorablog, te enseñamos a limpiar las paredes empapeladas. Y dile adiós al polvo.

Los colores vivos y las texturas del papel pintado siempre alegran cualquier habitación, pero crean problemas a la hora de limpiarlo. Antes de ponernos manos a la obra, ten en cuenta las siguientes advertencias para evitar los disgustos y problemas con la pared.

Con bayeta y lavavajillas

Lee las instrucciones del fabricante. En ellas se indicará la composición de los materiales del papel y seguro que viene algún consejo para limpiar el papel.

Antes de nada, coge un plumero y quita el polvo que se pueda haber acumulado en la zona. Te será mucho más fácil después limpiarlo a fondo con una bayeta.

Utiliza productos de limpieza suaves. Una buena opción es llenar un cubo con agua, coger una bayeta y echarle un chorro de lavavajillas. Prueba esta mezcla en una zona poco visible de la pared. Si el papel ni la pared sufren malformaciones, puedes seguir utilizando el producto en el resto de la pared.

Los movimientos a la hora de limpiar la pared han de ser circulares y siempre de abajo hacia arriba. Una vez hayas pasado la bayeta por toda la pared no puedes dejarla así. Sécala dándole pequeños golpes con un trapo. Si dejas la pared mojada, pueden surgir humedades en la habitación y habría que retirar todo el papel pintado para solucionar el problema.

Para las manchas más complicadas prueba con un paño empapado en alcohol desnaturalizado. Si esto no funciona, inténtalo con una plancha y un trapo.

Si por alguna razón, en las instrucciones del papel pintado se aconsejara no mojarlo, intenta limpiarlo con una aspiradora y una esponja seca. Ya verás cómo con un poco de esfuerzo la pared luce como nueva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *