Cómo preparar la habitación del bebé

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Preparar la habitación de tu bebé con tiempo te permitirá conseguir un espacio seguro, cómodo y estimulante. Así, una vez que conozcas el sexo del bebé, durante el embarazo, puedes comenzar a preparar lo que se convertirá en tu refugio y en el de tu pequeño durante los primeros meses de su vida.

Antes de que el bebé nazca debe estar todo preparado, pero lo más importante es que tanto tú como el pequeño estéis sanos, así que no te impacientes ni quieras hacerlo todo demasiado deprisa. Hoy en Decorablog te damos las claves para tenerlo todo preparado para la llegada del pequeño.

Ubicación y ambiente

En primer lugar, debes tener en cuenta que la habitación del bebé debe estar lo más cerca posible de tu dormitorio. De esta manera podrás atender al pequeño de forma rápida. Por otro lado, el ambiente debe ser cálido, agradable, estimulante, cómodo y seguro (protectores en enchufes, cajones, puertas, ventanas…).

Muebles

Lo mejor es que la habitación sea sencilla, es decir, que cuente con los elementos esenciales: una cuna, un armario, un cambiador con cajonera y, si tienes espacio suficiente, un sofá, una butaca o una mecedora para la lactancia. Si la habitación es grande, puedes poner un parque de juegos y una bañera para el bebé. Además, tampoco es mala idea colocar estanterías para juguetes.


Lo importante es que los materiales no tiendan a almacenar polvo, que los muebles sean lisos y sin muchos recovecos y con los muebles redondeados para que cuando los niños comiencen a crecer no tengan riesgo de hacerse daño.

Iluminación

En cuanto a la iluminación, necesitarás dos tipos de luces: una más clara para cuando el pequeño esté despierto y otra para cuando tengas que dormirlo. Así, lo ideal es que pongas una lámpara de intensidad regulable.

Otras recomendaciones

Por otro lado, es importante que los textiles escogidos no atrapen el polvo. En el mismo sentido, te recomendamos que evites en la medida de lo posible los peluches, las alfombra y otros objetos que tiendas a cumular polvo y ácaros. Por último, procura guardar todo lo que el bebé pueda ingerir accidentalmente.

Dormitorio,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *