Cómo renovar los grifos cromados

Share on Facebook32Tweet about this on Twitter0Share on Google+2

grifo cromado
Los accesorios del hogar se deterioran con el tiempo. No es nada nuevo que te digamos que los grifos cromados requieren un cuidado especial para mantener su brillo natural y que no desluzcan la decoración del resto de la habitación. Por ejemplo, si ves que están muy desconchados y deteriorados, pero no puedes permitirte comprar otros, ¿por qué no los renuevas tú mismo? Es un buen trabajo de bricolaje en el que podrás descubrir tu vena de restaurador.

Olvídate de comprar piezas nuevas para remodelar el grifo. Son costosas y no demasiado fáciles de colocar. De hecho, un error al ponerlas y el agua no saldrá bien. En vez de eso proponemos cubrir el grifo con una buena capa de pintura en aerosol tipo cromo. Ya verás cómo le devuelve su brillo natural.

Con bicarbonato y vinagre

Lo primero de todo es limpiar la superficie en la que vas a trabajar. Para llevar a cabo esta tarea necesitarás un poco de bicarbonato de sodio, vinagre y un paño blanco. Coge un barreño con agua y disuelve el bicaronato en el vinagre de vino blanco. Moja el paño en la mezcla y frota con brío la superficie del grifo. Así conseguirás quitar los restos de jabón y de suciedad que se hayan ido acumulando en el entorno.

limpiar grifo
Una vez hayas frotado el grifo con esta pasta, déjala reposar durante unos diez minutos antes de aclararla con agua tibia. Después aplica el agua y seca el grifo con un paño limpio.

La pintura cromada se aplica en varias capas. Para evitar manchar los muebles, será mejor que cojas papel o cartón para cubrir las áreas que no deban ser pintadas. Antes de ponerte a pintar, coge un trozo de papel de lija de grano de 180 y pásalo por el grifo antes de echarle cualquier producto. Así conseguirás que la pintura se adhiera mejor al cromado.

Limpia el polvo sobrante de lijar el grifo. Coge el bote de pintura de aerosol, agítalo durante unos segundos y aplícala sobre el grifo. Cuando lo hayas hecho, déjala secar dos horas y vuelve a echar tres capas más de pintura. El grifo quedará como nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *