¿Conoces los principales estilos de decoración?

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

decoracion
Decorar es nuestra pasión. Nos divertimos haciéndolo y nos encanta que las épocas del año nos planteen nuevos retos decorativos. Es una excusa para reinventarse una y otra vez, para dar rienda suelta a la imaginación. Puedes modificar colores, complementos, texturas, muebles… Cualquier detalle puede cambiarlo todo, aunque evidentemente existen una serie de patrones que son los que solemos seguir para abrazar una cierta armonía.

Esos patrones son los estilos de decoración, y cada uno de ellos tiene sus particularidades. Las marcas diseñan productos pensando en su posterior clasificación, y ésta normalmente tiene que ver con la elección de un estilo u otro. Minimalista, nórdico, clásico, rústico, vintage… Tú eliges. Y para que lo tengas un poco más claro hoy voy a repasar los que ahora mismo son más populares. Todos ellos están presentes en millones de hogares de todo el mundo, y por muchos años que pasen me da la sensación de que van a seguir marcando tendencia.

Estilo minimalista

estilo minimalista
Menos es más. Es un topicazo en toda regla, lo sé, pero son las tres palabras que mejor definen lo que se busca en un hogar que aspira a ser catalogado como minimalista. Hay que emplear los muebles que son estrictamente necesarios y no caer en la tentación de llenar las estancias con objetos inservibles.

Otro aspecto fundamental tiene que ver con la elección de los colores. El blanco debe ser el gran protagonista, y a la hora de mezclarlo con otros tonos hay que tener mucho cuidado. Está bien combinarlo con un negro, un rojo o un lila, pero juntar más de dos colores en un mismo ambiente es ir en contra de las normas no escritas del minimalismo.

Por último, hay que decir que el mobiliario debe contar con unas líneas de diseño geométricas puras y estilizadas. La simetría adquiere una especial relevancia.

Estilo nórdico

estilo nordico
IKEA es una de las empresas que más ha potenciado este estilo. Los productos que vende son en su mayoría válidos para estancias nórdicas o escandinavas, y es por ello que cada vez son más las personas que se han decantado por el mismo.

En este caso hay que destacar el empleo de materiales naturales. La madera es la gran protagonista, sobre todo si sirve para cubrir el suelo y lo hace en un tono claro. Arce, haya, roble, pino… Son tipos de madera que encajan a la perfección.

Al igual que en el minimalismo, se aplica la norma del menos es más, aunque en este caso con menos restricciones. Se busca la sencillez y las piezas de almacenaje se ocupan de que nada acabe desperdigado. La luminosidad es fundamental, sobre todo cuando la luz es natural, porque de esta forma las habitaciones parecen más grandes de lo que realmente son.

El color blanco vuelve a ser el gran protagonista, pero esta vez los complementos pueden ayudar mucho. Puedes decantarte por algunos tan suaves como el gris o el beige, pero también puedes combinarlos con tonos más alegres como el amarillo, el verde o el azul. Lo importante es sentirse a gusto.

Estilo clásico

estilo clasico
Aunque es verdad que este estilo está perdiendo protagonismo con el paso de los años, no menos cierto es que continúa al pie del cañón si atendemos a las propuestas que están preparando algunas de las marcas más importantes del sector de la decoración y el mobiliario.

La madera suele ser material estrella, y los colores plata, oro y bronce se manifiestan en multitud de complementos. De hecho, incluso podemos verlos en el tapizado de sillas, sillones o sofás, que normalmente están rematados con piezas metálicas.

Hay varios tipos de decoración clásica. Puede orientarse más a la ostentación, en cuyo caso el cristal y las piezas brillantes juegan un papel decisivo, o puede familiarizarse con lo rústico, lo cual es perfecto para generar una sensación acogedora que se agradece durante los meses más fríos del año. No es que baje la temperatura, pero te sientes más arropado.

Estilo rústico

estilo rustico
Es un estilo que no todo el mundo puede adoptar en su hogar. Para ello no es imprescindible vivir en el campo o en la montaña. Pero lo que sí es imprescindible es que la estructura de tu casa acompañe. No es lo mismo tener habitaciones cuadradas como las que tenemos casi todos que tener un techo formado por varias vigas de madera.

La madera más utilizada suele ser la de pino, y en general se busca un topo de decoración tradicional, sin incluir elementos tecnológicos que sean visibles fácilmente y sin apostar por muebles con formas extrañas. Se valora lo artesanal, la solidez y, cómo no, la calidez.

La forja es otro de los materiales estrella en un ambiente rústico. Se puede utilizar en cabeceros, en lámparas y hasta en marcos.

Estilo vintage

estilo vintage
Si lo que persigues es una decoración de estilo vintage, que es el que se creó en los años 30 o 40, la forja, la madera y el mimbre pueden ser tus aliados. También los textiles, ya sea con fibras naturales o sintéticas, y los estampados de flores, que se pueden manifestar en cortinas, alfombras, cojines…

Los muebles que casan con esta decoración son los que podríamos catalogar como de estilo provenzal o señorial. La madera es preferible que sea oscura. Puede ser de cerezo, de nogal o de caoba, por ejemplo. De lo que no te puedes olvidar es de las plantas y las flores, ya que llenarán tus estancias de alegría y le darán un toque vintage muy natural.

Por último, una buena recomendación es la de apostar por carteles vintage que podrás colocar en cualquier estancia a la altura que tú consideres oportuna.

Estilo industrial

estilo industrial
Este es un estilo con mucha tradición que está penetrando en muchos hogares que buscan algo diferente. En el estilo industrial nadie esconde lo que hay debajo o encima de los muebles. Las vigas, las tuberías o los ladrillos están a la vista.

El gris es el color que predomina, y la luz debe ser potente a todas horas. Como suele ser el tipo de decoración elegido en lofts o antiguas fábricas en los que no entra mucha luz natural, la iluminación artificial adquiere una nueva dimensión. Y es precisamente la típica lámpara industrial redondeada la que se ve en muchos hogares de este tipo.

Los muebles antiguos viven una segunda juventud. Si ya los tienes perfecto, y si no puedes irte a un mercado de segunda mano para hacerte con ellos. Píntalos del color que quieras y dales una utilidad. No te avergüences de los golpes y las rayadas que puedan tener, porque la gracia del estilo industrial es mostrarlo todo tal y como es.

Para terminar, decir que es el estilo más anárquico de todos los que describo en este artículo. Puedes mezclar algo clásico con algo contemporáneo y quedarte tan ancho.

Estilo romántico

estilo romantico
Ahora que se acerca San Valentín está en su momento álgido. Es un estilo que para algunos puede llegar a ser muy ñoño, pero lo cierto es que es uno de los más agradables. No todo tiene por qué teñir de de color rojo o rosa. El estilo romántico es un estilo dulce, y es ahí donde entran todo tipo de tonalidades pastel como el azul, el amarillo o el verde.

Patrones florales en todo tipo de elementos como los muebles o el papel pintado, acolchados, mesas y sillas de madera, una chimenea (es el súmmum), lámparas de araña y luz tenue cuando es necesario, velas aromáticas… Es un estilo que te abre muchas posibilidades.

Un detalle que puede quedar muy bien es el de optar por mensajes repartidos por todo el hogar. Me refiero a las típicas letras de palabras como “Love” o a los vinilos con frases que te llenan de ternura y optimismo. En momentos complicados son muy reconfortantes.

Estilo futurista

estilo futurista
Los que quieren anticiparse a lo que se llevará son los que se suben al carro del estilo futurista. Y cuidado, porque eso no quiere decir que estén a la vanguardia de lo que triunfa en el mundo del diseño. Simplemente se decantan por opciones decorativas totalmente revolucionarias que dan mucha importancia a la tecnología.

Pantallas táctiles, una televisión enorme, luces LED o de neón repartidas por varias estancias… Todo eso asociado al color blanco, que es el que suele destacar en una decoración de tipo futurista.

Los muebles normalmente son lisos y con líneas simples. El acero, el cromado y el cristal son los colores predominantes.

Estilo oriental

estilo oriental
El orden y el minimalismo son fundamentales en este tipo de estilo que hemos importado de países como China o Japón. Las estancias suelen estar orientadas al exterior, y digo suelen porque en algunos casos no es así. Las más íntimas, como puede ser el dormitorio, se refugian al máximo.

El lavanda, el lila y el blanco son los colores que más se suelen utilizar para vestir las paredes. Las maderas de tonos suaves se apoderan del mobiliario y los acabados suelen ser lisos. Las velas y el incienso son prácticamente imprescindibles, y cualquier pieza de mobiliario auxiliar como puede ser una mesita siempre es bienvenida.

Por otra parte, como lo del Yin y el Yang tiene su influencia, no es extraño encontrar contrastes de materiales. Por eso no es extraño ver un mueble lacado cerca de un mueble con la madera envejecida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *