Consejos para iluminar la cocina

Share on Facebook57Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Que la cocina es un lugar fundamental en la casa es algo que sabe cualquiera. De hecho, en muchos hogares es el auténtico “núcleo” donde se reúne la familia, se desayuna, se come e incluso se comparte el ocio con los amigos. Por eso es tan importante que la cocina esté bien iluminada: nos permitirá trabajar a gusto, pero también disfrutarla en todo momento.

Si en vuestra cocina solo ilumina el espacio la clásica lámpara de techo, estáis cometiendo un error. Es necesario distribuir varios puntos de luz para lograr una cocina funcional y atractiva. A continuación os desvelo los “secretos” de una cocina llena de luz… Y muy práctica.

Luz natural y lámparas de techo


Contar con luz natural en la cocina es algo casi imprescindible. A nadie le gusta imaginar un espacio en el que se pasan tantas horas sin un solo rayo de sol que nos alegre la existencia… Una o más ventanas, lo más grandes posible, darán a vuestra cocina una alegría inusitada. Y para mantener la privacidad y tamizar la luz solar, nada mejor que unos visillos hechos con tela de estampado Vichy, Liberty… Además, también es necesario incluir una lámpara de techo (o más de una, si la cocina es grande) para iluminar la zona central y dar claridad a toda la cocina. Esta lámpara será la que más se use, así que escogedla con tiempo y con cuidado.

Focos y lámparas sobre la encimera


Junto con la lámpara de techo (o sustituyéndola, si la cocina es luminosa) se pueden instalar focos empotrados, que aportan una iluminación general muy clara y ahorran dinero, ya que consumen poco. Eso sí, para instalarlos es necesario que la cocina tenga falso techo. Y por último, algo sin lo que yo, personalmente, no sabría vivir (ni cocinar): las luces instaladas bajo los armarios, sobre la encimera. Resultan fantásticas para portar luz puntual mientras se corta, se limpia, se guisa… Si no os apetece hacer una instalación compleja, existen también focos y tiras de LEDs alimentados con pilas que se colocan simplemente pegándolos a la parte baja de los armarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *