Front, un grupo de diseño sueco ha desarrollado una tecnología que permite dibujar a mano alzada el croquis de un objeto en el aire y automáticamente éste se construye en una impresora 3D. Ideal para preparar muebles a medida tales como sillas, lámparas o mesas.

Los trazos se hacen con un lápiz óptico que son reconocidos por un ordenador que convierte el dibujo en un diseño 3D que se envía a una impresora que va creando las capas del objeto y lo fabrica con distintos materiales, normalmente plástico.