Crea un rincón acogedor en tu hogar

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Un sillón de lectura en el salón, una bañera hidromasaje en el cuarto de baño, o una zona chill out en la terraza. Todos deberíamos tener un rincón favorito en nuestra casa que nos permita relajarnos y desconectar del estrés diario. Si todavía no tienes ese sitio especial, te damos algunas ideas para conseguir crear un rincón acogedor en tu casa, independientemente del tamaño que tenga.

Los pequeños detalles son los que marcarán la diferencia. Una buena opción para los amantes de la literatura es crear un rincón de lectura en casa donde puedan dar rienda suelta a su imaginación. Basta con ubicar en una zona del salón o del estudio un cómodo sillón y una lámpara de pie. Podemos completarlo con una pequeña mesa auxiliar para apoyar una taza humeante con la que disfrutar del momento de relax. Lo ideal sería que cerca hubiera una estantería llena de libros donde escoger la próxima aventura en la que nos queremos sumergir.

Si preferimos leer en la cama, una buena idea es optar por hacer del dormitorio nuestro rincón especial. Decorar o tapizar el cabecero de la cama harán que sea un lugar más personal e íntimo. Podemos tapizarlo entero o bien cubrir sólo una parte. Utilizando tejidos suaves con colores agradables conseguiremos un plus de confortabilidad.

Chill out con estilo


El estilo chill out también ayuda a relajarse. Si nuestra casa cuenta con una terraza lo suficientemente amplia podemos decantarnos por crear un rinconcito acogedor en el que podremos disfrutar tanto de la compañía de buenos amigos al anochecer como de una buena lectura en solitario. Será suficiente con unos sofás mullidos y una mesa donde apoyar comida, bebida o libros. Los materiales como el mimbre o la madera ayudarán a conseguir ese efecto acogedor y recuerda incluir algún foco para iluminar la zona cuando caiga el sol.

No podemos olvidarnos de los más pequeños de la casa. Ellos también necesitan ese rincón especial donde dar rienda suelta a su imaginación. Es recomendable que tengan una zona en la que acumular sus cosas y jugar sin que nadie les moleste. Además de juguetes, podemos incluir una pequeña pizarra, una estantería con sus libros o una pequeña mesa donde puedan pintar sus particulares obras de arte. Podemos reservar un espacio en la habitación del niño, o bien integrarlo en el salón, para así hacerles partícipes de nuestros momentos de ocio.

3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *