Crear una zona de estudio

Share on Facebook3Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Los niños crecen más rápido de lo que pensamos, y puede que de la noche a la mañana nos demos cuenta de que necesitan un lugar adecuado donde puedan estudiar y hacer los deberes del colegio. Este cambio no tiene por qué significar un cambio radical en el mobiliario ni exigir una gran inversión económica. Será suficiente con cambiar algunos detalles en algún rincón de la casa.

El primer paso será escoger un rincón de la casa que sea óptimo para el trabajo. Debería ser un espacio acogedor y confortable que invite a la concentración. Puede ser un rincón del dormitorio o bien otra habitación que tengamos vacía o en desuso. En cualquier caso es importante que esté alejado de ruidos y otros elementos molestos.

Si finalmente tenemos que construir el espacio de trabajo en otra habitación, deberemos intentar buscar un rincón lo suficientemente amplio bien en el salón, bien en el dormitorio. Una buena forma de aislar la zona es utilizar un separador de ambientes. Una estantería será perfecta ya que además servirá para organizar libros, carpetas y cuadernos.

Decoración que invite al estudio

La decoración de este espacio deberá estar acorde con la edad del niño. Si tenemos que pintar las paredes, deberemos escoger colores sobrios que eviten distracciones. Lo ideal es utilizar colores como el verde, el azul claro o un color vainilla que son relajantes y ayudan a la concentración. También podemos incluir toques de tonalidades más fuertes para darle un aire más alegre y transmitir mayor energía. Una buena opción son los vinilos o stickers decorativos.

También deberemos poner atención a la iluminación. Necesitaremos mantener una buena luz incluso de noche, por lo que es importante colocar un flexo con un punto de luz dirigido. Para la iluminación ambiente una buena opción son los focos de techo. Además es importante elegir la mesa perfecta. Podemos crearla con un tablero y unas borriquetas o bien comprarla hecha. En cualquier caso deberá ser lo suficientemente amplia de manera que permitan una buena organización.


Podemos completar el espacio con una cajonera que ayude a guardar elementos de escritorio, papeles y documentos. Las estanterías y cajas de plástico también nos ayudarán a tener la zona ordenada. Por último, podemos incluir una pequeña pizarra a modo de cuadro para que nuestros hijos se diviertan aprendiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *