Decoración con bambú
El bambú es una materia cada vez con más futuro, pues sus propiedades y un crecimiento cuatro veces más rápido que el de los árboles lo convierten en un ideal sustituto de la madera ecológico y sostenible. Permite obtener cosechas en un periodo de tiempo entre 5 y 6 años, mientras que con árboles tradicionales el tiempo medio es de 20 años. Además, tras su recolección, se regenera sin necesidad de volver a plantarlo. Las principales plantaciones de bambú se localizan en una franja que va desde China a Corea y desde el hemisferio meridional a Indonesia.

El bambú, a pesar de ser una planta, tiene características similares a las de la madera. Posee una dureza similar a la del roble e, incluso, algunas especies tienen una resistencia mayor. Existe mucha variedad, hay unas 1.500 clases de bambú, lo que permite obtener a su vez productos de diferentes características y tonalidades.

Cada vez podemos encontrar más casas que utilizan el bambú tanto en la decoración como en la construcción de las mismas. Curiosamente, el bambú fue elegido para cubrir el techo de la Terminal T4 de Madrid Barajas: un total de 200.000 m2 de contrachapado.

Se puede emplear en artesanía, revestimientos de paredes y techos, suelos, ventanas, puertas y muebles.