Decorar con muebles estilo retro

Share on Facebook13Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


En un artículo reciente veíamos cómo los textiles retro son tendencia en la decoración que viene para este año 2013. Y no solo los textiles: llevamos ya unas cuantas temporadas viendo cómo la estética retro causa furor. Ayer mismo me di una vuelta por el centro de Madrid y estuve viendo las tiendas de cachivaches que se entrecruzan por las castizas calles: en prácticamente todas ellas había muebles directamente rescatados de casas de abuelos o padres, y que probablemente todos hayamos conocido en nuestro propio salón.

Si os preguntáis cómo es posible conseguir un ambiente moderno y atractivo con esos muebles “vejestorios”, a continuación os daré unas claves para lograr la armonía con elementos de estética retro. ¡Y es que pueden quedar tan bonitos…!

Pocos y escogidos


Mi primer consejo es que no todo vale. Hay muebles de estilo retro que realmente son clásicos intemporales, como muchos iconos del diseño realizados por creadores como Verner Panton. Pero hay otros que mejor estarían en el contenedor… No dejéis de aprovechar las típicas mesitas para la televisión con patas de metal; están muy de moda y son prácticas y decorativas. Las mesillas de noche rectangulares con patas cónicas también son muebles muy buscados y valorados, así como las sillas con brazos tapizadas en cuero o skay. Antes nos horrorizaban, pero ahora están de moda.

Adornos de estética kitsch


Para combinar los muebles, lo mejor es escoger ambientes claros y luminosos : quedan muy bien en estancias blancas con una pared pintada en color intenso. Rojo, azul turquesa, gris… Todo vale. No dudéis en mezclar estos muebles con elementos de metacrilato o cristal: quedan fantásticos. Las tapicerías, mejor modernas y lisas: un estampado geométrico sería tal vez demasiado, y corremos el riesgo de que nuestra casa parezca la de la familia Alcántara, de cuéntame. Por otra parte, las mesas de centro ovaladas son también preciosas y muy fáciles de combinar. Los jarrones de cristal de murano y tal vez algún adorno kitsch (de porcelana, plástico…) son bienvenidos, siempre que no coloquemos demasiados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *