Descubre la casa CH de Jordi Badia

Share on Facebook7Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

vista_nocturna_casach
Hoy os traigo una casa en La Garriga, en Cataluña, del estudio de arquitectura BAAS, fundado por Jordi Badia. La casa CH es una auténtica oda a la belleza y a la arquitectura. Construida entre 2001 y 2002 esta vivienda es un espacio único en un enclave idílico que se integra perfectamente en el paisaje y por ello recibió el Premio Fad en 2002. Si todavía no la conoces, pasa a descubrirla.

Arquitectura moderna

La casa CH es una vivienda unifamiliar de 300m2 cuyo diseño minimalista se articula entorno a un patio interior que separa la zona de los padres y de los hijos. La importancia de este distribuidor es vital pues no sólo la casa gira entorno a él, también permite que el espacio se cierre en los laterales y, por tanto, a los vecinos que se encuentran a los lados.

patio_interior_casach
La casa se abre donde la intimidad es total, hacia el jardín, un espacio amplio cuyas vistas son inmejorables y el verde y la frescura de La Garriga invaden toda la casa. La blancura de la fachada absorbe la calidez y refleja la luz y los ventanales, aislados de todas las miradas, hacen del espacio un lugar luminoso.

La casa, moderna y minimalista por igual, transmite serenidad y sosiego, al tener las zonas exteriores una gran importancia. Pensada para extenderse en una planta, fue inevitable crear un estudio en la primera planta dada la magnificencia del paisaje.

Estilo minimalista y natural

salon_casach
El estilo minimalista se compenetra a la perfección con la naturaleza que lo rodea. De líneas sencillas y con tonos neutros inspirados en la naturaleza, la casa responde a todas las necesidades de la familia. La continuidad del espacio conseguida con dos materiales recurrentes, el blanco y la madera transmite paz y belleza.

El equipo de Jordi Badia ofrece una clase maestra de arquitectura con esta casa donde se respira la belleza, el savoir-faire y la modernidad por todos los poros. Un espacio único, bello y del que no querrás apartar la mirada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *