Diez consejos para tener un salón más acogedor

Share on Facebook32Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

salon acogedor
Parece que cuando el frío hace acto de presencia a uno se le viene a la cabeza una pregunta que hoy quiero tratar de responder: ¿Qué puedo hacer para que el salón de mi casa sea lo más acogedor posible? Aparte de recurrir a mantas, estufas y un buen sistema de calefacción, deberías llevar a cabo una serie de cambios que no incrementan la temperatura científicamente hablando, pero que sí logran crear un ambiente mucho más acogedor.

En total hay diez consejos que podrías empezar a aplicar desde ya para lograr tu objetivo. ¿Me acompañas?

Colores

Los colores influyen en nuestro estado de ánimo. Transmite buenas vibraciones, estimulan, nos relajan, crean una sensación de amplitud… Y hasta pueden lograr que un salón sea más acogedor. Para ello es necesario recurrir a tonos cálidos como por ejemplo el marrón. Es tan fácil como pintar las paredes y el techo para empezar a disfrutar de un cambio radical. Eso sí, cuidado con la intensidad del color porque puedes convertir el salón en un lugar demasiado oscuro.

salon colores

Texturas

De la misma forma que la vista nos influye, el tacto también juega un papel decisivo. Los tejidos de chenillas, el terciopelo o la pana son los que deberías tener siempre a tu lado si quieres sentir el máximo confort en un entorno acogedor. No son las texturas más fáciles de combinar, pero no te costará encontrarlas en el mercado.

Alfombras

Suelen desaparecer en verano, pero en otoño y en invierno son las grandes protagonistas. Puedes colocar una de tallo grueso bajo la mesa del salón sin miedo a que sea demasiado grande. Lo agradecerán tus pies, que podrán pasear por encima de ella sin que tengas que temer por un buen resfriado. Las alfombras de tipo árabe suelen ser muy acogedoras, sobre todo cuando los tonos tierra son los protagonistas.

alfombra salon

La importancia del sofá

Si el sofá ya de por sí es importante por todo lo que significa para nosotros, imagínate la relevancia que adquiere cuando pretendemos colocar la etiqueta de acogedor a nuestro salón. Suele ser el pilar, el lugar en el que toda la familia descansa tras una larga jornada de trabajo y colegio. Si es confortable y sus tonos no son llamativos, tendrás lo que buscabas. No hace falta que sea marrón o de un color similar. Un tono crema suave puede ser la mejor elección.

Iluminación tenue

El tema de la iluminación también hay que tomárselo muy en serio. A todos nos encanta ver las cosas con detalle, y para eso no hay nada mejor que un potente chorro de luz blanco. Sin embargo, a la hora de crear un salón acogedor eso puede ser contraproducente. Mejor apostar por un tipo de luz que sea más tenue y que tienda a ser amarillenta. Las luces regulables son un buen recurso, ya que te ayudan a ahorrar y te permiten crear atmósferas diferentes en función de tus necesidades. Son ideales para crear rincones de lectura improvisados.

iluminacion tenue

Cuadros

¿Hay algo más acogedor que estar rodeado de los tuyos? Sin sobrecarga demasiado las paredes, deberías plantearte la posibilidad de colocar más de un cuadro en el salón que cree ambiente familiar. Con tus hijos, con tus padres, con tus hermanos, con tu mascota… Lo que sea con tal de sentirlos cerca.

Cortinas

Es otro textil que no pasa desapercibido. La misión que tienen no solo es la de cubrir las ventanas sin más. También hay una función decorativa que implica una elección correcta de los colores. Sin son chillones olvídate de tener un salón acogedor. Cámbialas por otras más discretas y que dejen pasar la luz con alguna que otra restricción.

salon cortinas

Cojines

Seguro que tienes cojines encima del sofá. Son tan cómodos y necesarios que diría que no hay ni una sola casa que no tenga cojines. Combínalos con mantas durante los meses más fríos del año y no te olvides de apostar por tu estilo personal. Aquí hay más libertad.

Chimenea

¿Tienes espacio para colocar una chimenea? ¡Entonces no te lo pienses! Es la mejor manera de disfrutar de los meses más fríos del año. No sé si Papá Noel la utilizará, pero seguro que tú y tu familia vais a pasar muchas tardes a escasos centímetros de la chimenea para empaparos del calor que desprende.

salon chimenea

Madera y naturalidad

La madera es un material que transmite calidez por definición. Es un ejemplo de naturalidad que debería impregnarse en el salón y en otras estancias de tu casa. Se puede combinar con colores verdes, tierra, ocre o pardos. Todos ellos están inspirados en la naturaleza y no solo te permiten hablar de calidez, sino que también son relajantes. Puedes apostar por centros de mesa decorados con piñas, ramitas y hojas secas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *