Dónde colocar los altavoces

Share on Facebook14Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Hoy en día, en muchos hogares se le da casi más importancia a los aparatos electrónicos que a muebles tan esenciales como el sofá o la cama. Y es que las nuevas tecnologías nos han hecho a todos la vida un poquito más fácil y divertida. En ello contribuyen los nuevos altavoces que hay en el mercado, que nos permiten escuchar nuestras películas y series favoritas como nunca antes.

Sin embargo, a la hora de escoger unos altavoces para colocarlos, por ejemplo, en el salón, no solo se tienen que tener en cuenta las características técnicas, también es muy importante su aspecto exterior, que tiene que estar acorde con el resto de la estancia. Por supuesto, su ubicación en la estancia es básica. Te damos algunos consejos a continuación.

Trío frontal

En los hogares es normal no poder contar con una sala dedicada a la visualización de películas que esté perfectamente acondicionada y libre de obstáculos que nos permita colocar los altavoces en el lugar deseado. Lo que sí puede hacerse para que se escuche lo mejor posible es colocar los bafles izquierdo y derecho a ambos lados de la pantalla y el canal central encima o debajo de ésta. Es importante que los tres altavoces se encuentren en el mismo plano frontal de emisión del sonido y, si esto no es posible, el central debe estar lo más cercano posible a la pantalla.


En cuanto a la orientación, lo recomendable es que entre el altavoz izquierdo y el derecho se forme un ángulo de 60 grados con respecto al asiento central.

Altavoces Surround

En cambio, los altavoces de sonido envolvente deberían estar situados con un ángulo de entre 90 y 100 grados con respecto a la esfera imaginaria que envuelve al espectador, siempre por encima de las cabezas, a una altura de entre 50 y 70 cm con respecto a nuestros oídos.

Subwoofer

Aunque lo más recomendable sería tener 4 subwoofers en casa, lo normal es que solo podamos conformarnos con uno, así que es importante situarlo correctamente. Así, no se recomienda colocarlo justo en las esquinas, sino a unos 40-50 centímetros de las paredes lateral, separándolo un poco de la pared frontal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *