Dormitorios infantiles en blanco y rosa

Share on Facebook5Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

rosa y blanco dormitorio
Decorar la habitación infantil es una de las tareas más bonitas a las que se deben enfrentar los padres. Además, puede llegar a ser una experiencia de lo más divertida. Eso sí, a la hora de ponerse manos a la obra hay que tener en cuenta muchos aspectos: el espacio, la iluminación, la seguridad… Hoy en Decorablog vamos a centrarnos en uno de los factores más importantes cuando de decorar dormitorios para niños se trata: los colores.

Es muy importante tener presente que la habitación infantil se convertirá en el refugio del pequeño, donde hará los deberes, jugará, se relajará… Por supuesto, es esencial que se trate de un espacio seguro y amplio dentro de las posibilidades de la habitación, aunque es aún más importante que sea un espacio donde los pequeños se sientan a gusto. En este sentido, lo ideal es escoger los colores favoritos de los niños para decorar la estancia. ¡Y ya sabes que la mayoría de niñas adoran el rosa! Por eso, hoy queremos mostrarte algunas habitaciones decoradas en este color, aunque combinadas con el blanco. ¡Verás que el resultado puede ser muy bueno!

Una apuesta segura

El rosa suele estar muy presente a la hora de decorar las habitaciones infantiles femeninas, ya que la mayoría de las niñas sienten adoración por este color. Lo bueno es que existen muchas tonalidades de rosa con las que jugar, además de un montón de colores para combinar. Eso sí, una apuesta segura es decantarse por el blanco para acompañar al rosa. Y es que con ambos colores lograrás crear habitaciones serenas y llenas de encanto y de magia.

rosa y blanco dormitorio1

El blanco como color principal

Lo más habitual a la hora de decorar habitaciones en blanco y rosa es escoger el primero de ellos como color principal y utilizar el rosa en los detalles: ropa de cama (o de cuna), cojines, lámparas, papeles pintados, vinilos… Si te decantas por esta opción conseguirás ambientes muy tranquilos y luminosos, especialmente si los rosas son suaves. Incluso, no es mala idea pintar una de las paredes de color rosa. Eso sí, deberás optar por una u otra tonalidad dependiendo de lo que quieras transmitir: tranquilidad, energía, alegría… Los tonos más claros son los que más potencian la luminosidad y la amplitud visual. Lo bueno de esta opción es que si a la niña deja de gustarle el rosa, podrás cambiar fácilmente los detalles.

rosa y blanco dormitorio2

El rosa como color principal

Por supuesto, también puedes optar por el blanco como color protagonista, presente en elementos como paredes o muebles, y luego añadir toques de blanco para no recargar el ambiente. Si te decantas por rosas más encendidos o fucsias, el resultado será muy Barbie, algo que encantará a muchas de las niñas. De hecho, en el mercado encontrarás mobiliario, textiles y complementos inspirados en este personaje infantil femenino. Además, debes tener en cuenta que el rosa también está relacionado con otros personajes que las más pequeñas adoran, como Hello Kitty o las princesas de los cuentos y las películas de Disney.

rosa y blanco dormitorio3
Por otro lado, debes saber que los fabricantes de muebles también lanzan al mercado piezas de mobiliario que combinan ambos colores (puertas blancas y tiradores en rosa, combinación de cajones en blanco y rosa, cabeceros rosas con detalles en blanco…). Lo malo de esto es que si algún día quieres que predomine otro color en la estancia, deberás cambiar todo el mueble y, si te ves capaz, pintar las partes rosas en otra tonalidad.

A continuación te dejamos con nuestra galería, donde encontrarás un montón de imágenes de dormitorios decorados en rosa. ¡No te lo pierdas! ¡Te servirán de inspiración a la hora de decorar la habitación de tu pequeña!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *