El recibidor de la casa es clave para las primeras impresionesNada es más fuerte que las primeras impresiones. No hay ninguna duda de que la primera sensación que las visitas reciban en la entrada a nuestra casa influirá profundamente en la idea que se formarán del resto de las estancias y de las personas que habitan en ella. Incluso para sus ocupantes, llegar a su casa les será más agradable si el primer lugar que se encuentran es cálido y acogedor. Un recibidor deberá cautivar y estimular a las personas a seguir adelante.

El recibidor debe ser un espacio despejado, sobre todo si no es muy amplio. El secreto para que resulte atractivo consiste en solucionar todos los aspectos prácticos del modo más discreto posible y al mismo tiempo conservar un espacio suficientemente amplio. Es decir, no debemos olvidar el aspecto funcional de nuestro recibidor, puede ser un lugar idóneo para colgar unos cuadros o guardar unos libros. Por eso en la mayoría de ambientes encontramos elementos que además de decorar y dar personalidad al recibidor, no olvidan su función práctica: bancos, estanterías, consolas, etc.

Una estantería nos puede ir muy bien si estamos necesitados de espacio. Un banco puede resultar muy útil para calzarse o descalzarse al salir o entrar de casa. Todo ello acompañado de unos detalles decorativos y uno o varios espejos que ayudarán a ampliar visualmente el espacio darán como resultado recibidores prácticos y acogedores.