En brazos de un nórdico: cómo escoger el edredón ideal

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+1

en-brazos-de-un-nordico-como-escoger-el-edredon-ideal1
Originarios de los países escandinavos, los edredones nórdicos se han convertido en la opción preferida de muchas personas para abrigar la cama con suavidad, confort y calidad, durante todo el año.

Los edredones nórdicos proporcionan un buen aislamiento térmico, son increíblemente versátiles y la mejor opción no solo para el invierno, sino también durante las estaciones más calurosas, como el verano y la primavera. Depende, por supuesto, del lugar en el que vivamos y las necesidades de cada persona. En este artículo te ayudamos a escoger el edredón nórdico ideal. ¡Tienen mucha pluma!

Tipos de edredones nórdicos

Si alguien sabe de abrigarse y protegerse del frío y de las inclemencias climáticas son, sin lugar a dudas, los habitantes de los páises nórdicos. Tal vez por eso los edredones nórdicos tienen tanto éxito.

El secreto está en la ligereza de las plumas o plumones, que retienen mejor el calor. Antes de ir de compras, debemos tener en cuenta varios aspectos, como el tipo de relleno y el gramaje.

Si nos fijamos en el tipo de relleno, podemos clasificarlos en dos grandes grupos: de pluma natural y de fibra sintética. Los edredones nórdicos rellenos de pluma natural suelen tener más volumen, ya que tienen mayor número de cámaras de aire que aumentan así la aislación térmica.

Para frioleros

Por ello, este tipo de edredón nórdico se recomienda especialmente para las personas frioleras o bien para aquellos que viven en climas muy fríos. Dentro de los edredones de plumas naturales, destacan los de plumón, que son los más calóricos.

en-brazos-de-un-nordico-como-escoger-el-edredon-ideal1
Cuando hablamos de plumas naturales, nos referimos a plumas de aves como el ganso, la oca y demás. Los de plumón se caracterizan por ser la parte más suave, ya que no tienen la caña de la pluma.

Para personas calurosas

Para las personas más calurosas o para los que viven en climas templados, nada mejor que los edredones nórdicos en fibras sintéticas. Estos edredones tienen un menor número de plumas, por lo que proporcionan menos abrigo. Otra gran ventaja es que son antialérgicos.

A mayor gramaje, mayor abrigo

en-brazos-de-un-nordico-como-escoger-el-edredon-ideal1
Otro aspecto que debemos tener en cuenta al escoger nuestro edredón nórdico es el gramaje, que podríamos definir como la densidad del relleno que tiene el edredón. Esta densidad se mide en gramos por metro cuadrado y lo verás en las etiquetas expresado de la siguiente forma: gr/m2. La interpretación es mucho más fácil de lo que imaginas: a mayor cantidad, más abrigo.

Antes de adquirir tu edredón nórdico, no olvides consultar la etiqueta y las indicaciones que especifica el fabricante para su cuidado y mantenimiento.

Dime cómo duermes y te diré qué almohada necesitas

Y para completar nuestra pequeña guía, te explicamos algunos detalles importantes que debes considerar para escoger las almohadas, que son el broche final para una cama abrigada y confortable. En cualquier comercio especializado encontrarás diferentes tipos de firmeza que podemos clasificar como: baja, media y alta.

Las almohadas con firmeza baja son las más versátiles y adaptables, por lo que se recomiendan para las personas que duermen boca abajo. Se trata de una almohada blanda, que permite una postura más natural y cómoda para la cabeza y el cuello.

Si duermes boca arriba o cambias mucho de postura, la almohada perfecta para ti debería tener una firmeza media. Mientras que para las personas que duermen de lado, se recomienda una almohada de firmeza alta que proporcione mayor equilibrio.

De fibra, de látex y viscoelástica

en-brazos-de-un-nordico-como-escoger-el-edredon-ideal1
Por lo que se refiere al relleno y a los materiales, debemos tener en cuenta los mismos aspectos que hemos comentado al principio del artículo en el caso de los edredones nórdicos. En el mercado actual podemos encontrar almohadas con relleno natural o de fibras sintéticas.

En este sentido, las alfombra de fibra se encuentran en distintas alturas y son más firmezas, frescas y de fácil lavado. Mientras que las de látex se adaptan perfectamente a la forma y el peso de la cabeza y son transpirables. Por último tenemos las de viscoelástica que se combinan con nuevos materiales y permiten diseños muy elásticos y adaptables a todo tipo de posturas.

Artículo recomendado: Cómo escoger el colchón ideal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *