Escaleras de interior

Las escaleras conectan las diferentes estancias del hogar. Cumplen una función muy práctica, a la vez que se integran en la decoración. Pero además de todo ello, es necesario que sean seguras.

La anchura y la altura de cada peldaño debe respetar las medidas que marca el CTE (Código Técnico de la Edificación). La normativa pretende limitar el riesgo de caída de los usuarios. Concretamente:

- Cada tramo debe tener una anchura mínima de 80 centímetros.

- La contrahuella (plano vertical del escalón o peldaño) debe ser de 20 centímetros, como máximo.

- La huella (parte del peldaño en el que se apoya el pie) debe medir 22 centímetros, como mínimo, según el sentido de la marcha.

Además, las escaleras han de disponer de barandillas en los lados abiertos para aumentar la seguridad. También será importante, la iluminación que se deberá de adaptar las características de esta zona de paso.

Por otro lado, una escalera segura es una escalera antideslizante. De poco sirve recurrir a un material muy decorativo si no garantiza estabilidad en la pisada. Madera, mármol, piedra, metal o cristal son algunas de las opciones seguras y pueden crear diferentes ambientes.