Escritorio para niños
La empresa española Ninetonine acaba de presentar su nuevo escritorio para niños. Se llama DeskHouse y su nombre hace honor a la forma de casa que tiene. Tanto por un lado del tejado como por el otro, los niños pueden escribir compartiendo la casita y dejando los colores en la chimena de roble macizo que hay en la parte superior.

Por si fuera poco, puede tener también una función lúdica porque los niños pueden ocultarse debajo del escritorio para jugar, como si estuvieran dentro de la casa. Se fabrica en 2 medidas distintas y cuesta 254 euros (el de 100 x 90 x 75 cms) o 448 euros (el de 75 x 85 x 75 cms), según el modelo elegido. Es ideal para cualquier hogar o guardería que se precie.

Para más información sobre este producto, visita www.ninetonine.es.