Espejos sol, para poner un toque vintage

Share on Facebook15Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Dorados, espléndidos, elegantes, con una gran potencia decorativa… Así son los espejos sol, tan habituales en las casas de otra época. Si antes se utilizaban para dar al espacio un aire elegante, hoy los mezclamos con otros muebles y complementos para conseguir ese toque vintage y chic tan buscado. En cualquier caso, los espejos sol son un complemento muy especial.

El origen de esta pieza está en la Italia del siglo XVIII. Los rayos dorados de estos espejos pretendían simbolizar el aura de la Virgen. Después fueron surgiendo nuevas formas, se fueron sustituyendo los rayos por hojas y otros elementos, e incluso los materiales fueron evolucionando. Si al principio eran de madera tallada y policromada, después se fueron haciendo de hierro y latón.

Una pieza clave en los 70


En nuestro país alcanzaron una gran relevancia en la década de los 70, cuando eran casi un elemento imprescindible en las casas. ¿Quién de nosotros no recuerda haber visto un espejo sol en su salón o en la de alguno de sus familiares? Seguro que también habréis visto uno en alguno de los capítulos de la serie “Cuéntame como pasó…”.

Aunque después cayeron en el olvido durante bastante tiempo, ya hace algunos años que han vuelto para reclamar aquella hegemonía pasada y reivindicar un lugar en la casa. La fiebre por lo vintage les ha devuelto el poderío que tuvieron en otra época.

¡Quiero uno!


Si quieres colgar en tu salón un espejo sol, tienes varias opciones de conseguir uno. La más fácil es comprar una reproducción de las muchas que encontrarás en las tiendas de decoración. Pero si quieres un modelo más auténtico, puedes optar por piezas vintage de los 70 que encontrarás en tiendas especializadas. Ahora bien, si quieres un espejo sol antiguo de verdad, te costará mucho más caro. Búscalo en anticuarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *