Formas de iluminar el dormitorio

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La iluminación es un aspecto fundamental a la hora de decorar una casa, pudiendo llegar a hacer milagros o a deslucirla por completo. En el caso del dormitorio, eso sí, lo importante es pensar en el relax y en el descanso, aunque también hay que pensar en las acciones que realizamos en la habitación: leer, ver la tele, estudiar, vestirnos…

A la hora de iluminar el dormitorio, lo más importante es potenciar al máximo la luz natural, aunque también hay que escoger adecuadamente la iluminación artificial. En Decorablog te contamos las diferentes opciones que tienes.

Iluminación general homogénea

En primer lugar tenemos que hablar de la iluminación general homogénea, que quiere decir que el espacio, en general, se encuentra iluminado de una manera homogénea en todas sus zonas.

Iluminación ambiental

Por otro lado nos encontramos con la luz indirecta, ya sea con apliques de pared o bien lámparas de pie combinados estratégicamente con otro tipo de iluminación.

Luz de trabajo

Y si se trabaja o estudia en la habitación, será necesaria una iluminación homogénea e intensa en el punto de trabajo. Es importante evitar el deslumbramiento, así como los reflejos y un exceso de sombras. Para ello, la mejor forma de iluminar es con una luz directa.

Luz de acentuación

Por otro lado, puedes realzar elementos decorativos de una estancia o simplemente hacer efectos de luz.

Baño de luz

También existe la posibilidad de bañar un paramento, ya sea vertical u horizontal. Con ello se realzan espacios pequeños proyectando la luz sobre el paramento que queramos destacar.

Dirigida directa

En este caso, la luz se proyecta en un plano vertical hacia abajo con difusores que orientan la luz.

Difusa directa

Por otro lado, la luz difusa directa se obtiene gracias a que la luz de la lámpara se tamiza con algún elemento semitranslúcido. Con ello se matiza la intensidad de la luz.

Indirecta

Por último, la luz indirecta se consigue gracias a la proyección de luz sobre otras superficies como techo o paredes e, incluso, con elementos dentro de la propia luminaria que hacen que la luz no incida directamente.

Dormitorio, Iluminación,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *