Fotos de despachos modernos decorados
¿Sabías que el estilo de la zona de trabajo influye directamente en la productividad y en la eficiencia? Y sin embargo, muchos descuidan esa zona y llenan de elementos incoherentes que nada tienen que ver unos con los otros, provocando una falta de inspiración.

Lo que te proponemos en Decorablog es que prestes atención a la decoración de tu despacho creando un espacio en el que te sientas cómoda y a gusto. Por supuesto, podrás optar por cualquiera de los estilos que te guste más (clásico, minimalista, colonial…), aunque hoy vamos a hablarte sobre los despachos modernos. ¿Estás preparado para descubrir un montón de fotos de lo más inspiradoras? ¡Pues atento!

Ambientes casi minimalistas

Uno de los motivos por los que te recomendamos optar por un despacho de estilo moderno es porque su frescura podría darte una mayor inspiración. Y es que los ambientes modernos se caracterizan por presentar un aspecto casi minimalista y la ausencia de elementos que desvían a la atención.

Muebles y elementos decorativos

Por otro lado, los despachos modernos se caracterizan por las líneas simples de los muebles, un diseño lineal que también mejora la productividad. Por supuesto, el mobiliario deberá ser funcional, versátil y práctico, con mucho espacio de almacenamiento para poder archivar todos los elementos de oficina. Por otro lado, es importante que no exageres con los elementos decorativos. El diseño deberás introducirlo a través de complementos imprescindibles de esta zona: pisapapeles modernos, archivadores innovadores…

Fotos de despachos modernos decorados

Materiales

En cuanto a materiales, te recomendamos, además de la clásica madera, el acero, el metal y el cristal, típicos de los ambientes modernos e ideales para los despachos por la limpieza y el orden que transmiten.

Colores e iluminación

En cuanto a los colores, lo mejor es optar por el blanco para las paredes y completar esta decoración con los tonos que prefieras en pequeñas pinceladas. Si no te gusta el blanco, te recomendamos que te decantes por diferentes tonos neutros. Por otro lado, debes potenciar al máximo la entrada de luz natural sin descuidar el vestido de las ventanas y optar por una luz artificial blanca y potente superior y por una luz más localizada en la zona del escritorio.