Cubrir con fundas las sillas de nuestro hogar puede resultar más fácil de lo que pensamos. Además, nos aportará un toque de frescor y colorido ideal para el verano tan sofocante que estamos pasando. Los colores claros son los que más se llevan.

Lo ideal es que recubramos las sillas con materiales naturales como el algodón o el lino. Tienen una gran facilidad de adaptación a la silla y se enganchan al asiento mediante nudos interiores. No está de más que adornemos la parte posterior con un pliegue singular o con un bonito lazo, por ejemplo.

A continuación os mostramos algunos modelos para daros ideas.

Fundas para sillas

Fundas para sillas

Fundas para sillas

Fundas para sillas