Hacer una bodega en casa
Todos aquellos que sois amantes del vino no podéis desperdiciar la oportunidad de haceros una bodega en casa. En estos tiempos que corren, con las casas tan pequeñas que tenemos, igual no es la mejor idea, pero tampoco hace falta tener demasiado espacio. Una gran bodega sería ideal, pero un pequeño espacio también nos puede hacer las veces de rincón del vino. Por eso, antes de poner una pequeña bodega en casa debes plantearte el lugar donde va a ir ubicada y las características del mismo. Las condiciones perfectas son en un lugar con oscuridad total, fresco y lejos de cualquier vibración.

El lugar elegido para nuestra bodega debe estar entre 15 y 18 grados para vinos tintos y entre 5 y 10 para blancos. Las botellas las debes colocar en posición horizontal para que el corcho se mantenga húmedo y entre el oxígeno. Otra característica muy importante es que debe ser un sitio alejado de olores, por eso la cocina no es el mejor lugar para poner una bodega, aunque suele ser bastante común. Si pones tu bodega en el típico mueble de cocina tarde o temprano será como el vinagre.

La mejor solución para una bodage en un piso es habilitar el trastero del mismo, si lo tiene. Reúne las mejores condiciones para la conservación del vino. Si no tienes trastero, como hemos dicho, habilita la habitación más al norte y en la que no haya calefacción. Estas recomendaciones son para vinos de reserva. Si no eres un gran experto en vino y quieres simplemente utilizarlo como elemento decorativo, coloca unas botellas de vino joven en una estantería en el comedor. Los invitados quedarán impresionados.