Los mejores colores para habitaciones infantiles y de adolescentes

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Si la elección de los colores es clave en la decoración de cualquier estancia del hogar, imagínate la importancia que tiene en los dormitorios infantiles. Y es que está demostrado que los colores ejercen una influencia y tienen efectos en nosotros, afectando positiva o negativamente a nuestro estado de ánimo.

En realidad, en las habitaciones infantiles se permiten prácticamente todos los colores, siempre teniendo en cuenta que en las habitaciones para bebés es mejor utilizar las versiones más claras y los tonos pastel para conseguir un ambiente tranquilo que permita a los pequeños conciliar el sueño. A partir de los dos años puedes comenzar a utilizar colores más intensos para despertar su creatividad o seguir decantándote por los colores relajantes. A continuación te hablamos de los más recomendables para niños y adolescentes.

Colores para estimular la creatividad

En general, no se recomienda el color rojo en los dormitorios, ya que es un color excitante que no ayuda a conciliar el sueño. Tampoco es muy aconsejable el amarillo intenso, puesto que puede hacer que los pequeños lloren más. En su lugar, si quieres estimular a los pequeños pero sin impedirles el sueño, lo ideal es optar por el verde, que transmite seguridad; el naranja, que aporta alegría y felicidad; o el violeta, que es el color del misterio y la magia, estimulando la creatividad, relajando y favoreciendo el sueño.

Colores relajantes para los niños

Las habitaciones son, principalmente, lugares para el reposo, por lo que se recomienda utilizar colores fríos como el azul o el verde. Estos colores favorecen la relajación y el descanso. También existe la posibilidad de usar colores cálidos, pero en sus tonalidades más claras.

Colores para adolescentes

En cuanto a los adolescentes, son recomendables el azul, que transmite profundidad, profesionalidad y estabilidad, calmando la mente y ayudando a la concentración; el amarillo, que transmite alegría, felicidad, intelecto y energía, ayudando a memorizar; y el color verde, que se ha demostrado que favorece la lectura, ya que no cansa tanto la vista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *