Muebles de bambú

El mobiliario de bambú se puso de moda para exteriores, especialmente en jardines y terrazas. Sin embargo, es un material cada vez más utilizado en los interiores de las casas: mesas, sillas, alfombras, cabeceros de cama o suelos. Los muebles de bambú son de gran dureza, pero ligeros y fáciles de transportar, ya que están huecos en el interior. Tienen una resistencia y durabilidad superior a la de muchos otros materiales de decoración. Si se encuentran en el exterior, deben limpiarse con frecuencia porque tienen tendencia a acumular polvo.

Material lleno de ventajas

El bambú es un material de gran calidad, vivo y natural que requiere ciertos cuidados para mantener su aspecto, basta con utilizar un cepillo suave o la aspiradora para esta tarea, luego para conservarlo en buen estado es recomendable pasar un paño humedecido empapado en agua y jabón neutro.

A pesar de su fortaleza, el hundimiento en la trama es uno de los problemas más comunes en los muebles de bambú, pero se puede soliconar apuntalando la zona afectada con unos listones. Otra labor requerida es que conviene encolar las uniones o juntas antes de que el deterioro sea importante.

Para un mantenimiento perfecto, puedes pintar la superficie para que recobre su color natural con una pintura especial en spray. De este modo, el bambú quedará más protegido del sol, la lluvia y cambios de temperatura.