Paredes de venecitas
Los también conocidos como mosaicos venecianos se empezaron a utilizar en la década de los ’60 y actualmente son de mucha aplicación en paredes de interior. El éxito de estos mosaicos se basa en que se fabrican con materias primas de origen natural, fundidas a temperaturas superiores a 1400 grados centígrados, resultando un producto vítreo muy duro y resistente para cualquier espacio del hogar.

Las venecitas son pequeños mosaicos decorativos ideales para cubrir paredes de estancias principalmente húmedas, tales como baños y cocinas, ya que poseen alta resistencia al impacto permanente del agua, los cambios de temperatura y los productos químicos de limpieza. Además, su color se mantiene inalterable con el paso del tiempo y no le afecta la exposición a la luz. Decorar con venecitas aporta personalidad y diseño a las paredes y ofrecen infinitas posibilidades para combinar colores o formar dibujos.

Paredes de venecitas