Pasos para restaurar un mueble

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+2


¿Quieres renovar tu decoración? Una de las formas más económicas de hacerlo es restaurando viejos muebles y objetos. Una mesa, sillas o un escritorio pintados de otro color pueden hacer que tu hogar se vea completamente diferente.

Antes de ponerse manos a la obra con la restauración de un mueble u objeto tendrás que valorar el estado de la pieza y la complejidad de la intervención. Piensa que en algunos casos puedes necesitar la ayuda de un ebanista para adaptar sus medidas al estándar actual.

Reparar y revisar

La restauración de una pieza no solo persigue una finalidad estética. También es importante devolverle la funcionalidad. Así, revisa cajones, bisagras, molduras y patas… Si se han desprendido, tendrás que eliminar los restos de cola y aplicar nueva para reubicar la pieza en el mueble. Sujétala durante unos días con ayuda de cuerdas para lograr su total adhesión. Es buena idea que apliques cera natural o jabón de pastilla en las guías de los cajones para que se deslicen mejor y sustituyas las bisagras viejas.

Madera

En el caso de la madera, límpiala a fondo, eliminando el polvo sin quitar la pátina que le han otorgado los años Para eliminar la carcoma tendrás que inyectar un producto específico en cada orificio, envolver la pieza en plástico durante varios días y repetir la operación. Puedes disimular las grietas rellenándolas con masilla. Además, puedes decapar el mueble si los barnices y encerados se encuentran en mal estado, aunque se recomienda un barnizado que permita apreciar la veta.

Forja

Para restaurar la forja, elimina restos de pintura y óxido con un cepillo metálico. Si falta alguna pieza, deberás acudir a un especialista y si quieres pintar la pieza tendrás que dar primero una capa de imprimación antioxidante.

Retapizar y reutilizar

Si la tela solo necesita una limpieza, bastará con que la desclaves con cuidado y la lleves a la tintorería, pero si está muy deteriorada tendrás que retapizar la pieza. Por otro lado, puedes darle una nueva vida a un mueble viejo tras hacerle algunas adaptaciones: un aparador que se convierte en un mueble para el baño, una puerta que se transforma en cabecero…

Bricolaje, Muebles,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *