Pintar con la técnica de pintura envejecida
Para poder cambiar el aspecto de una pared, un mueble o de cualquier objeto decorativo, hay muchas técnicas que puedes emplear y que te ayudarán a conseguir diferentes estilos y resultados. Una de las técnicas más utilizadas es la técnica de pintura envejecida, que es perfecta para entornos rurales, rústicos, vintage o de estilos similares. Esta técnica se utiliza especialmente en muebles de madera y su aplicación es muy sencilla, consiguiendo resultados realmente sorprendentes.

Si quieres darle un toque diferente a tus muebles, toma nota de estos consejos para pintar con la técnica del envejecido:

– Lo primero será conseguir los materiales. Necesitarás un cepillo de alambre, pintura de emulsión, pinchel ancho, una esponja seca, papel de lija y cera en pasta diluída e incolora.

– Coge la madera y ve frotándola con el cepillo de alambre para ir abriendo la veta, lo que hará que la pintura se absorba mucho mejor. Frota siempre en dirección a la veta para que no quede ninguna huella.

– Después habra que diluir la pintura con agua, con una proporción de 6 partes de pintura por cada una de agua. Aplica primero la pintura en una parte de la madera que no sea muy visible para saber si esa mezcla te da el efecto deseado o si necesitarás añadir más agua o pintura. Cuando tengas la mezcla perfecta, procede a pintar todo el mueble.

– Cuando la pintura ya se haya secado, retira cualquier exceso con una esponja hasta que se vea la veta de la madera. Después, deja que se seque durante 24 horas. Cuando ya esté totalmente seco, lija todo el mueble para conseguir que tenga una textura suave.

– Por último, aplica una capa de cera semilíquida para que el acabado sea perfecto.