Las puertas no tienen porque ser aburridas y sosas. Podemos mejorar el aspecto de una puerta algo deteriorada o simplemente aplicarle una capa de pintura para que sea más moderna. Para realizar este trabajo, lo más recomendado es el uso de la brocha, con la que es posible conseguir unos resultados casi perfectos. La pintura puede solucionar los desperfectos o las manchas que tenga la puerta, además la podemos pintar con colores que combinen con el resto de la decoración del espacio.

Pasos para pintar una puerta fácilmente:
Primero lija todas las irregularidades de la puerta y elimina las viejas capas de pintura.
A continuación, compra una pintura resistente del tipo esmalte o laca.
Pinta la superficie de la puerta con una brocha plana.
Evita no salirte de los límites, pinta siempre en la misma dirección y cuando se seque, aplica una nueva capa de pintura para un resultado óptimo.

Te damos algunos ejemplos:

Pintar puertas

Pintar puertas

Pintar puertas

Pintar puertas