Sofás para una decoración nórdica

Share on Facebook3Tweet about this on Twitter0Share on Google+2

sofas-nordicos
El estilo nórdico es perfecto para decorar el salón, ya que proporciona espacios luminosos y cálidos al mismo tiempo. Y es que, como bien sabes, en los países escandinavos la luz del sol no es tan abundante como sus habitantes quisieran y las temperaturas suelen ser bastante bajas. Por eso, necesitan potenciar tanto la calidez como la luminosidad. Para ello, dan protagonismo a los colores claros, que reflejan la luz y amplían los espacios visualmente, y a la madera, un material que transmite una sensación de confort y, por supuesto, calidez.

Si decides decorar la estancia más importante de tu hogar siguiendo este estilo tan de moda, deberás escoger el sofá con detenimiento, ya que se trata de la pieza principal del salón y, para muchos, de la vivienda. Para echarte una mano, hoy queremos contarte cómo son los sofás de estilo escandinavo. Además, vamos a mostrarte algún que otro ejemplo. ¿Te gustaría acompañarnos?

El sofá nórdico clásico

Lo primero que queremos comentar es que en salones de estilo nórdico pueden quedar bien diferentes tipos de sofás. Eso sí, los sofás escandinavos clásicos se caracterizan por sus líneas rectas, presentes tanto en el respaldo como en los reposabrazos y asientos. Y aunque es posible encontrarlos en diferentes tamaños, suelen ser de colores neutros, así que son muy fáciles de combinar. En este sentido, debes saber que predominan los diseños grises y los blancos. Por otro lado, debes saber que en muchos casos los sofás incorporan pies de madera, elementos que sirven para estilizar su figura. El sofá KARLSTAD de IKEA que puedes ver en la siguiente imagen es un buen ejemplo de lo que te acabamos de comentar.

karlstad

Sofá de aire retro

En los salones de estilo nórdico también son bienvenidos los sofás de aire retro. Nos referimos a aquellos sofás similares a los que te comentábamos antes, pero con formas más redondeadas. En algunos casos incluyen el tapizado capitoné. Como ves, se trata de diseños que recuerdan a los años 50. Podemos ver un ejemplo de sofá nórdico retro en la imagen que te mostramos a continuación. Podrás encontrarlo en la tienda online PortobelloStreet.com.

portobellostreet

Sofás de piel

Como no podía ser de otra manera, también tenemos que hablar de los sofás de piel, un tejido que tiene mucho protagonismo en los salones de estilo nórdico. Eso sí, para que encaje perfectamente en este tipo de decoración debe tener las características de los sofás nórdicos clásicos o retro que te acabamos de comentar. En muchos casos, estos vienen acompañados de patas metálicas en lugar de patas de madera, como el sofá de piel de TM Sillerías que puedes ver en la siguiente imagen. Por supuesto, también puedes optar por los diseños de piel sintética, que son más baratos y fáciles de mantener. Además, hoy en día se pueden encontrar en el mercado acabados muy conseguidos.

tm-sillerias

Sofás de otros tonos

Como te hemos comentado antes, lo habitual es que los sofás nórdicos sean de tonos neutros. Sin embargo, debes saber que en estancias donde ya primen estos colores, también puede ser una buena idea incorporar un sofá en un tono pastel. De hecho, en los últimos tiempos se han puesto muy de moda los sofás de estilo nórdico en rosas suaves. También pueden quedar geniales los amarillos y los azules. En la siguiente imagen puedes ver un ejemplo de sofá rosa. Se trata de un diseño disponible en Maisons du Monde.

maisons-du-monde

Cojines para sofás de estilo nórdico

Aunque no es necesario que decores tu sofá nórdico con cojines, lo cierto es que en el mercado puedes encontrar diseños ideales para este tipo de sofás. En nuestro artículo “Cojines para una decoración nórdica” encontrarás las claves para escogerlos.

Artículos recomendados:

Muebles perfectos para una decoración nórdica

Lámparas que encajan en una decoración nórdica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *