Suelos de cerámica
Cuando comenzamos a pensar en la decoración de nuestro hogar o de cualquier espacio en concreto siempre intentamos elegir algo bonito pero que al mismo tiempo sea funcional ya que es más que probable que su función no sea únicamente la de decorar. De la gran cantidad de cosas que elegimos para nuestro hogar, una de las más importantes es el suelo, y es que hay que elegirlo con mucho cuidado ya que tiene que ser capaz de soportar mucho tránsito, especialmente en algunas zonas como el pasillo donde el número de pisadas es mucho mayor.

Si tienes que poner el suelo en tu nuevo hogar o quieres renovar el que ya tienes, una de las mejores recomendaciones que puedo hacer es el suelo de cerámica, ideal para zonas de mucho tránsito y que además es muy fácil de limpiar y tiene un aspecto muy elegante pero sencillo a la vez, así que podrá integrarse perfectamente en cualquier estilo decorativo que tengas en esa estancia. Una de las mejores características de este tipo de suelo es que proporciona un efecto de amplitud, así que se convierte en la mejor opción si la estancia en la que lo vas a colocar es pequeña.

Si quieres instalar suelo de cerámica en tu hogar te dejo unos cuantos consejos para que sepas cómo hacerlo. Toma nota:

- Lo primero que tienes que hacer es almacenar las piezas de cerámica en cajas compactas, haciendo que la cara más vistosa esté hacia arriba. A pesar de ser de cerámica las hay que su acabado imita otros materiales, como los de madera que hay en la fotografía.

Suelos de cerámica
- Revisa bien la superficie sobre la que irán las piezas y si ves que hay alguna grieta deberás cubrirla con un pegamento elásctico para que todo quede uniforme. Si tienes ya otros cerámicos debajo o cualquier otro material, lo que puedes hacer es dejarlo como base y poner algún abrasivo antes de colocar las piezas nuevas. Los abrasivos están hechos de resina acrílica que se diluye en agua, lo cual hace que al secarse se facilite la adherencia entre el pegamento y el revestimiento de cerámica que vas a poner.

- Elige el pegamento adecuado teniendo en cuenta las características de las baldosas que vas a colocar y el tipo de espacio que hay. Por poner un ejemplo, los pegamentos en polvo son mejores para espacios interiores, los pegamentos de tipo gris son buenos para interiores y exteriores, igual que los de blanco flexible, que además son los más resistentes a las altas temperaturas.

- Cuando vayas a poner los cerámicos tienes que ser muy meticuloso y hacerlo de forma que la distribución sea la apropiada para ese lugar, por ejemplo, si los pones de forma diagonal conseguirás que la estancia gane amplitud visualmente. Utiliza siempre las herramientas adecuadas, que suelen ser una cortadora de cerámica, una llana dentada y un martillo de goma. Una paleta de goma te ayudará a retirar el exceso de pintura en los bordes y con una esponja limpiadora lograrás un acabado mucho más profesional.