Consejos para solucionar problemas con la cerradura

apertura puerta
Qué importantes son las cerraduras y qué poco dinero invertimos en ellas. Están situadas en el punto de entrada a una casa y conviene que sean de calidad. De lo contrario corremos el riesgo de ponérselo en bandeja a los ladrones, que a decir verdad no suelen tener problemas para cumplir con sus objetivos sea como sea la cerradura elegida. Eso sí, que les cueste más y que les lleve más tiempo abrir tu puerta les puede disuadir, algo especialmente efectivo en pisos en los que hay vecinos.

El artículo de hoy no va sobre la calidad de las cerraduras. Va sobre los problemas más comunes que podemos tener con ellas. Identificarlos es muy fácil, pero resolverlos puede ser más entretenido. ¡Toma nota!
SEGUIR LEYENDO “Consejos para solucionar problemas con la cerradura”

Cómo evitar que las cerraduras se atasquen


Es un problema más frecuente de lo que parece el encontrarse con cerraduras que se atascan. Sucede sobre todo con puertas que se utilizan poco como bien pueden ser las de segundas viviendas o las de los patios. La solución es sencilla: vaselina, aceite, grafito o parafina pueden bastarnos para desatascar el cajetín.

Las cerraduras se suelen atascar por culpa de la falta de engrase. Lo que se suele hacer en ese caso es desmontar el cajetín para engrasarlo con aceite o vaselina con la ayuda de un pincel. Sin embargo, el grafito es una buena alternativa, pues los líquidos grasos se pueden atascar de nuevo por culpa del polvo.

El grafito es sólido y se emplea en eje, engranajes y bisagras. No retiene el polvo y es muy resistente y durable. Es de color gris oscuro aunque tiene un brillo metálico. Se suele vender en recipientes que cuentan con un aplicador que se puede colocar en la ranura de la cerradura para tal objetivo. Es importante leer detenidamente las instrucciones de uso y las posibles contraindicaciones para no llevarnos una sorpresa desagradable.

Cómo colocar cerrojos de bisagra para puertas


La seguridad en nuestro hogar es algo fundamental. Por ello, hoy os queremos ayudar con algunos consejos para montar una cerradura de bisagra, un sistema muy económico y eficaz. Los pasos a seguir son los siguientes:

1- Con la puerta abierta, hacemos una marca con bolígrafo o rotulador en el borde central, lo más cercano posible a las bisagras.

2- Una vez hecha la marca, cogemos un taladro y perforamos la parte que habíamos marcado sin hacer demasiado profundo el agujero.

3- Colocamos un bolón en el agujero que nos ha quedado al descubierto. Luego, cerramos la puerta suavemente para saber en qué zona tendrá que ir incrustado el bolón.

4- Volvemos a coger el taladro y hacemos otro agujero en la zona que nos había quedado marcada al cerrar la puerta en el punto 3. Éste nuevo agujero tiene que ser más grande que el anterior, pues el objetivo es que el bolón esté algo holgado.

5- Cerramos la puerta para comprobar si cierra correctamente y aumentamos la profundidad del agujero de la jamba si fuera necesario.

6- Por último, colocamos una placa de seguridad (fijada con dos tornillos). Antes de hacerlo, es importante comprobar que ambos agujeros coincidan para que la puerta no se rompa.