Cómo revestir paredes con gresite


Los revestimientos de gresite, cuyo auténtico nombre es “mosaico de vidrio”, han sido ya protagonistas en algunos artículos de Decorablog. Pero a mí me encantan, es cierto, así que hoy voy a volver a hablar sobre estos productos de belleza casi mágica. El gresite es un material que tradicionalmente se emplea para baños, cocinas y piscinas, pero bien empleado puede quedar perfecto en cualquier habitación.

Revestir paredes
de gresite no es fácil, pero hoy día podemos encontrar en los centros de bricolaje todo lo necesario para colocar las pequeñas teselas. Éstas se presentan en planchas unidas con papel, malla textil o puntos de PVC o poliuretano.
SEGUIR LEYENDO “Cómo revestir paredes con gresite”

Gresite dorado para las paredes


El gresite es un revestimiento que ha vivido todo tipo de épocas: desde los años 70, cuando hizo furor y muchísimas fachadas (e interiores) se revestían con pequeños mosaicos de vidrio, hasta los ochenta y principios de los noventa, cuando pasó de ser la estrella a ser aborrecido y denostado. Afortunadamente, esos tiempos quedan atrás y ya hace más de diez años que el gresite vuelve a formar parte de la decoración. Eso sí: su empleo es bastante más fino y elegante que en los años del pop…

Un buen ejemplo es la foto que encabeza el post. Como podéis ver, el gresite no solo es adecuado para zonas húmedas como cocinas o baños, sino que también queda muy bien en paredes de salones. Y si además escogemos un diseño combinado con piezas color oro, el resultado será al mismo tiempo elegante, moderno y lujoso.
SEGUIR LEYENDO “Gresite dorado para las paredes”

Decorar con gresite


El gresite es un material estupendo para la decoración del hogar ya que es muy resistente, bonito y además apenas necesita mantenimiento. Hasta hace algunos años se usaba en muy pocos lugares, especialmente en el interior de las piscinas (esos pequeños cuadraditos que parecen azulejos). Hoy en día su uso se ha extendido muchísimo y se utiliza tanto en exteriores como en interiores.

Es ideal para cocinas y baños porque no sufre alteraciones ante los cambios bruscos de temperatura, además de ser muy resistente a las manchas y limpiarse únicamente con un trapo húmedo con jabón neutro. El gresite puede también tener diferentes acabados, como vidrioso, cerámico, liso, en relieve, con brillo, mate… infinitas posibilidades para que se adapte perfectamente a la decoración que quieres conseguir. Cada pieza de gresite es muy pequeña, lo que ayuda a que la estancia parezca más amplia a pesar de que se pongan muchas piezas. Eso hace que también puedas tener más opciones a la hora de cubrir determinados espacios.
SEGUIR LEYENDO “Decorar con gresite”