Ideas para diseñar una cocina integrada

ideas-cocina-integrada-3
En una casa pequeña el aprovechamiento de cada metro cuadrado es fundamental para poder vivir cómodamente en ella. Los espacios abiertos se convierten en una solución muy apropiada para ello, puesto que eliminado tabiques la sensación de amplitud será mayor, podrás aprovechar más la luz y te resultará más práctico a la hora de moverte por tu casa.

En anteriores artículos hemos visto cómo diferenciar visualmente distintos ambientes de estos espacios diáfanos, y hoy quiero contarte algunos consejos para poder diseñar una cocina integrada en el salón. ¿Quieres saber cómo planificar esta zona de tu vivienda para que saques todo el partido posible a tu casa y decorativamente hablando resulte espectacular? A continuación te lo cuento todo.

SEGUIR LEYENDO “Ideas para diseñar una cocina integrada”

Iluminar la cocina integrada con el salón


Con el tiempo las cocinas han cambiado, realmente se han convertido en uno de los espacios más apreciados de todas las casas. Debido a las pequeñas dimensiones de las viviendas actuales, las nuevas necesidades han supuesto la introducción de nuevos diseños de cocinas, incluso algunas ya vienen integradas en el salón, son conocidas como cocinas office. En muchos países este tipo de distribución es algo habitual, la falta de espacio en nuestro hogar ha obligado a muchos a abrir espacio uniendo salón y cocina en un mismo espacio común. Sin embargo, esta nueva distribución supone diversos cambios, especialmente en la iluminación.

La iluminación más conveniente consiste en combinar una luz natural con otros focos puntuales. El fin principal de la luz central es permitirnos ver toda la estancia sin problemas, incluyendo armarios, estantes y cajones. Este tipo de luminosidad puede llegar desde las ventanas o si es artificial deberá ser clara y estar colocada de tal manera que evite la formación de sombras.

Para obtener una buena iluminación en este espacio, situaremos la luz en el centro. La opción más recomendable es colocar fluorescentes en el techo, aunque lo ideal son los focos halógenos o unos potentes focos de bajo consumo. En caso de colocar luces descentradas, deberemos fijarnos muy bien de que no nos provoquen rincones oscuros.

Para usar la cocina con comodidad deberemos enfocar las zonas de trabajo, de modo que una vez tengamos la luz general, iluminaremos los rincones en los que llevemos acabo determinadas tareas de preparación de alimentos. Por ejemplo, la más importante es la zona de la encimera, pues requiere una iluminación completa, por eso nos decantaremos por luz incandescente. Unos focos o pequeños tubos fluorescentes de luz blanca empotrados en los muebles superiores también es otra gran opción.

Por otro lado, no podemos olvidarnos que podemos colocar unas lámparas de techo regulables. Lo importante es que además de dar la luz necesaria, consigamos buscar la proporción y armonía entre la zona de comer y el resto de la cocina. Entonces, según el tamaño del office podemos colocar un pard de lámparas gemelas para conseguir más luz y darle un diseño simétrico. Las posibilidades son tantas como infinitas.

Puertas integradas sin marcos en la pared


Ahora ya puedes separar los ambientes de tu hogar con puertas sin marcos. Los nuevos diseños de puertas ofrecen estilos modernos y vanguardistas que se esconden para ahorrar espacio. Son una especie de paneles que se introducen en el interior de las paredes cuando se abren, y por lo tanto desaparecen, mientras que cuando la puerta está cerrada, se encuentra al mismo nivel que la pared y pasa completamente desapercibida.

Por lo tanto, son puertas que favorecen la continuidad de la pared, permiten crear una sensación de amplitud e integra las puertas en la decoración de la casa. Se pueden instalar tanto en tabiques como en muros de ladrillo y la decoración puede ser igual, con pintura o papel. El secreto del invento reside en los contramarcos, unas piezas que consiguen que las puertas se integren completamente en las paredes sin sobresalir.

Son una alternativa perfecta para los espacios reducidos y para aquellos que al tener tantas diferentes estancias o habitaciones, las puertas pueden molestar o entorpecer el paso si quedan abiertas, reduciendo el espacio disponible del hogar. Las puertas son correderas o batientes ya que disponen de bisagras.

Fusionar ambientes: Cocina


Existen cantidad de ventajas cuando fusionamos diferentes ambientes dentro del hogar, aunque también tiene sus desventajas. Nos vamos a centrar en las cocinas integradas, cuando están unidas al sector del comedor.

En general, si el espacio no es muy amplio, se puede ganar mucho dejando la cocina abierta, la impresión visual de tener más metros cuadrados será importante. Otra ventaja es que la persona que está cocinando no queda apartada del hogar, con lo que puede participar abiertamente en otros sectores de la casa. Por último, otro motivo por el que nos encanta fusionar la cocina con el resto de espacios es porque los muebles, utensilios y electrodomésticos de cocina, suelen tener muy buen diseño y dejarlos expuestos puede resultar atractivo.


Por contra, si no se mantiene un buen orden y limpieza puede generar una mala sensación. Tener ambientes integrados obliga a ser muy ordenado y cuidadoso. La cocina suele ser una fuente de olores, sin barreras por más extractor que se ponga, algo siempre pasa al resto del hogar. Además, los ruidos propios de ollas, lavar platos, freír, también se comparte con el salón y los invitados pueden sentirse incómodos.

Cocinas integradas, ideal para apartamentos pequeños

Integrar la cocina es cómodo, práctico y también es una manera sencilla de aprovechar bien el espacio. Para llevar a cabo la unión del salón y de la cocina existen innumerables soluciones arquitectónicas, cada vez más estudiadas, que conseguirán evitar algunos inconvenientes estéticos. En cuanto a estilos la cocina no tiene por que ser idéntica al salón o comedor, pero sí debe seguir la misma línea de decoración, ya sea clásica, moderna, colonial, minimalista, etc.

Cuando se dispone de poco espacio, la cocina integrada logra crear un ambiente mucho más cómodo y funcional. Hay varias maneras de unir ambas estancias: hacerlo totalmente de forma visual utilizando un separador de cristal, o bien emplear algún objeto transitorio entre la cocina y el salón como por ejemplo una barra o una mesa. Al llevar a cabo la integración, hay que tener en cuenta algunas pautas cuya importancia será mayor cuanto mayor sea el grado de división de ambas estancias.