Paredes de pavés sin obra


El pavés o bloque de vidrio fue todo un clásico hace ya algunas décadas, y no había edificio donde no surgieran en las paredes los sólidos bloques de cristal que recuerdan a los cubitos de hielo en tamaño XXL. Recientemente, muchas firmas de vidrios han vuelto a poner de moda este material y los muros de pavés vuelven a aparecer en las viviendas más vanguardistas, bien en sus fachadas, bien formando parte de otras estancias como cerramientos para ducha, muros de separación…

Antes, los bloques de vidrio se colocaban con mortero y varillas de metal, por lo que era necesario acudir a un albañil profesional para levantarlos. Pero ahora existen sistemas que permiten levantar una pared de pavés mediante perfiles plásticos, cola… Y un poco de habilidad.
SEGUIR LEYENDO “Paredes de pavés sin obra”

Muros de pavés


Los muros de pavés son tabiques con bloques de vidrio muy empleados para iluminar estancias oscuras o sótanos que no tienen posibilidad de construir una nueva ventana y siempre que sea posible colocarlo en el suelo de la habitación superior.

Es tan simple con sustituir el ladrillo de una pared por bloques de pavés, un material transparente o translúcido que cuenta con una oferta de colores muy variada. Principalmente obtendremos más iluminación natural. Antes de tirar un muro al suelo, es importante confirmar no sea una pared maestra ni contenga canalizaciones de gas, agua o electricidad.

En el mercado podemos encontrar varios tipos de bloques de pavés que en su mayoría tienen forma cuadrada con dimensiones que pueden alcanzar los 20 centímetros por cada lado. Además, de dejar traspasar a luz entre las estancias, su resistencia hace que sea un buen aislante térmico y acústico. Para su colocación es necesario preparar un mortero para rellenar los huecos que quedan entre bloques, lijar las varillas y rematar las juntas.