Cómo aflojar tornillos oxidados

tornillo oxidado
No hay nada más frustrante que intentar aflojar un tornillo para reparar cualquier aparato del hogar y encontrarse que tras horas de esfuerzo, éste no va para delante ni para atrás. Y por más que lo intentas parece que el tornillo se ha propuesto no moverse de su sitio. Es más, está hasta oxidado, por lo que si hace años que no se remueve de ahí, ¿por qué iba a hacerlo ahora?
SEGUIR LEYENDO “Cómo aflojar tornillos oxidados”

Tipos de tornillos


Aunque no lo parezca, en el mercado hay muchos tipos de tornillos para cada trabajo. El resultado que se quiere obtener, los materiales con los que se va a trabajar, el peso que van a tener que soportar… son algunos de los condicionantes de la elección. Se suelen diferenciar por el tipo de rosca y por el tipo de cabeza.

Tornillos para madera
La punta es estrecha par apoder abrir camino a medida que se van insertando en la madera. Eso hace que se facilite después el autoroscado. Pueden ser de aluminio, de bronce, de latón o de acero inoxidable. Pueden estar galvanizados, niquelados… Las cabezas pueden ser ovaladas, planas o redondas, dependiendo de cuál sea el objetivo.

Tornillos pasantes
Son los que atraviesan las piezas que se van a unir sin roscar ninguna de ellas. Se suelen utilizar para aleaciones ligeras y piezas de fundición.

Espárragos
Son una varilla roscada en los dos extremos. Uno va roscando la pieza y el otro tiene rosca exterior, sin cabeza. La sujeción es posible gracias a una tuerca.

Tornillos-tirafondos para paredes y madera
Son más gruesos que los tornillos clásicos de madera y se utilizan para atornillar soportes de elementos pesados. La cabeza es hexagonal.
SEGUIR LEYENDO “Tipos de tornillos”