Tipos de iluminación para el hogar
Los espacios de un hogar se pueden iluminar de distintas formas. Dependiendo de la estancia y la zona que queramos que se vea con mayor claridad, podemos apostar por diferentes propuestas. Lo más importante siempre es saber si necesitaremos mucha o poca luz y a qué altura.

Los tipos más comunes de iluminación son los siguientes:

Iluminación de ambiente o general

Es la iluminación más potente para toda la habitación, con la luz necesaria para poder desplazarse y realizar todo tipo de tareas. Se puede conseguir con apliques, luces de techo o halógenos. Lo importante es que sea uniforme, sin sombras.

Iluminación puntual

Es la que se coloca en lugares donde se necesita específicamente más luz. Es lo que podemos ver en las mesitas de noche, en el despacho y en el comedor con las lámparas grandes.

Iluminación de destaque o decorativa

Esta es la que se utiliza para destacar un objeto o un cuadro en la decoración. Es la más prescindible de todas.

Iluminación funcional

Es la más importante de todas, la que se adapta a las necesidades de la casa, sin buscar florituras en el diseño. Se utiliza en pasillas y escaleras, así como también en cocinas y cuartos de baño. El objetivo es encontrar seguridad y comodidad para la vida diaria.