Tipos de lijadoras
Para lograr un buen acabado, es imprescindible utilizar una lijadora. El lijado forma parte de la preparación y tratamiento de las superficies, ya sean de madera o de metal. El objetivo no es otro que el de conseguir un acabado liso y regular, listo para teñir, pintar, barnizar o encerar.

En el mercado hay muchos tipos de lijadora. Cada una de ellas tiene una función. Lo importante es saber escoger la lijadora que más nos conviene para cada tarea. Toma nota de los tipos que hay:

Lijadora orbital o vibratoria

Tiene una base rectangular en la que se coloca una hoja abrasiva. La base gira a una gran velocidad con suaves movimientos circulares. Proporciona un lijado rápido y fino en superficies lisas. Algunos modelos tienen un variador electrónico de velocidad y un aspirador. Las pasadas deben ser paralelas y superpuestas. No se recomienda para lijar materiales duros o sensibles al calentamiento.

Lijadora excéntrica o rotorbital

La suela es redonda y describe un movimiento de rotación alrededor de un eje, lo que combinado con el movimiento propio de las lijadoras orbitales da como resultado un acabado fino y rápido, sin estrías ni arañazos. Es la que se suele utilizar para las superficies cóncavas y convexas. Como es muy potente, lo ideal es que cuente con un regulador de velocidad. Normalmente suele incluir un pequeño aspirador.

Tipos de lijadoras
Lijadora delta

Tiene una banda cerrada de lija que se sujeta gracias a la tensión entre dos rodillos. Un rodillo se encarga de generar el movimiento de la banda y el otro de controlar la tensión y el desplazamiento lateral de la misma. Es la más recomendada para lijar grandes superficies planas. No se puede dejar parada la máquina en ningún momento, lo que significa que hay que tener mucho cuidado a la hora de empezar el trabajo, manteniendo siempre un movimiento constante.

Lijadora minibanda

Es como la delta pero más pequeña. Un rodillo es el encargado de mover la banda lija. Se suele utilizar para esquinas, superficies pequeñas, cantos y zonas de difícil acceso. Los dos lados del lijado son muy flexibles.

Multilijadora

Es una combinación de las lijadoras orbitales y las deltas, aunque las más buenas incluso ofrecen un movimiento excéntrico. Se utilizan para limpiar esquinas, restaurar muebles y reparar superficies pintadas. Los acabados suelen ser aceptables, eliminando impurezas.

Lijadora de disco

Es el accesorio de un taladro. Se usa para lijar y limpiar metales y materiales duros.

Lima eléctrica

Es la que se utiliza para los trabajos que requieren más precisión. Esto es, por ejemplo, eliminar el óxido del metal o lijar superficies curvas. Cuenta con un sistema de aspiración de polvo y normalmente también va acompañada de un regulador de velocidad.