Tipos de suelos para la terraza

Share on Facebook22Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Aún queda mucho para que llegue el verano, pero más pronto de lo que pensamos estaremos disfrutando de los espacios exteriores del hogar. Pero para que podamos gozar a tope de estos rincones mágicos del hogar no solo tendremos que tener los muebles de exterior en buenas condiciones, sino que deberemos contar con un suelo adecuado.

Lógicamente, no es lo mismo un pavimento de interiores que de exteriores. El uso, el mantenimiento y el desgaste de uno y otro condicionarán tanto el tipo de material como el sistema para su colocación. A continuación te hablamos de los diferentes tipos de suelos para terrazas que encontrarás en el mercado.

Piedra

Si quieres un suelo resistente deberás optar por los de piedra, que aguantarán como ninguno las inclemencias del tiempo y el desgaste natural. Además, son fáciles de limpiar y mantener. Sin embargo, no te lo recomendamos si pretendes andar descalzo por la terraza, ya que cuenta con una gran inercia térmica.

Cerámica

Los suelos de cerámica también son bastante resistentes, especialmente los de barro, que son ideales para cubrir terrazas de estilo rústico o artesanal. En cuanto a los suelos de cerámica de gres, elaborados con materiales duros y consistentes, soportarán a la perfección las inclemencias del tiempo. Además, son económicos y poseen multitud de diseños y colores. Sin embargo, el suelo cerámico que está más indicado para terrazas es el gres porcelánico, ya que el paso del tiempo y las inclemencias a penas le afectan.

Madera

Por su parte, la madera es perfecta para zonas de piscina o jardines, aunque es un material que necesita cierto mantenimiento, por lo que no es aconsejable si no tienes demasiado tiempo libre.

Hormigón

Por último queremos hablar de los suelos de hormigón, que permiten una gran resistencia y firmeza en todo tipo de usos, aunque está muy limitado en variedad de diseños. Entre sus inconvenientes, podemos destacar que atrae al polvo, y que es muy costoso y difícil de sustituir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *