Tipos de tornillos
Aunque no lo parezca, en el mercado hay muchos tipos de tornillos para cada trabajo. El resultado que se quiere obtener, los materiales con los que se va a trabajar, el peso que van a tener que soportar… son algunos de los condicionantes de la elección. Se suelen diferenciar por el tipo de rosca y por el tipo de cabeza.

Tornillos para madera
La punta es estrecha par apoder abrir camino a medida que se van insertando en la madera. Eso hace que se facilite después el autoroscado. Pueden ser de aluminio, de bronce, de latón o de acero inoxidable. Pueden estar galvanizados, niquelados… Las cabezas pueden ser ovaladas, planas o redondas, dependiendo de cuál sea el objetivo.

Tornillos pasantes
Son los que atraviesan las piezas que se van a unir sin roscar ninguna de ellas. Se suelen utilizar para aleaciones ligeras y piezas de fundición.

Espárragos
Son una varilla roscada en los dos extremos. Uno va roscando la pieza y el otro tiene rosca exterior, sin cabeza. La sujeción es posible gracias a una tuerca.

Tornillos-tirafondos para paredes y madera
Son más gruesos que los tornillos clásicos de madera y se utilizan para atornillar soportes de elementos pesados. La cabeza es hexagonal.

Tornillos autorroscantes
La caña es prácticamente toda cilíndrica, mientras que el extremo tiene una forma cónica. La rosca es delgada, con fondo plano, para facilitar que la plancha pueda alojarse en él. Los bordes son bastante más afilados que en los tornillos para madera. Se utilizan para unir metal con madera, plástico y otros materiales similares.

Tornillos de rosca cilíndrica para uniones metálicas
Son los que se hacen servir con la maquinaria, lo que da a entender que son capaces de aguantar fuertes presiones. La rosca tiene forma de triángulo, lo que hace que puedan ir atornillados en un agujero ciego o en una tuerca con arandela en un agujero pasante.

Tornillos autoperforantes
La punta es muy parecida a la de las brocas, lo que hace que no se tengan que hacer perforaciones guía para instalarlos. Son los más utilizados para metales pesados.

Tornillos inviolables
Son los que no se pueden sacar una vez que han sido atornillados, a no ser que se fuercen o se rompan. Son los más utilizados en cerrajería.

Tornillos de miniatura
Suelen estar fabricados con latón o acero inoxidable. Son autorroscantes en materias blandas como los plásticos. Tienen una cabeza adaptada para que puedan ser fácilmente manipulados con destornilladores muy pequeños.