Trucos para arreglar electrodomésticos

Share on Facebook15Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Según van pasando los años, los electrodomésticos sufren un considerable deterioro por el uso y el lógico paso del tiempo. Aunque una nevera, un lavavajillas o una lavadora pueden durar diez años e incluso más en buenas condiciones, lo normal es que ciertas piezas sometidas a desgaste suelan estropearse antes que el resto del aparato.

Si esto les ha ocurrido a vuestros electrodomésticos, antes de llamar al técnico para repararlos (lo que os costará bastante más que si compráis las piezas y las cambiáis vosotros) echad un vistazo para ver si lo podéis solucionar por vuestra cuenta. En muchos casos es así: os voy a dar unos ejemplos.

Bombilla fundida… ¿Qué hacer?


Algo muy habitual es que la luz de la nevera se funda… Y se quede tal cual. Aunque probablemente a nadie se le ocurra llamar al técnico para cambiarla, lo normal es que se deje sin sustituir y por lo tanto no tengamos luz en la nevera cuando la abrimos. Para cambiarla, desenchufad la nevera o desconectad el interruptor general de corriente de la cocina (o de la casa). Retirad la pantalla de plástico que la cubre y sacad la bombilla, que suele ir conectada a rosca. Para ahorrar energía os recomiendo que la cambiéis por una lámpara LED de 0,8 W, que sustituirá a la bombilla de 15 W que suelen llevar los frigoríficos estándar.

Cambiar las gomas de las puertas


Las gomas que sellan el cierre de algunos electrodomésticos, como neveras o lavavajillas, suelen ensuciarse bastante con el paso del tiempo e incluso generar moho. Podéis limpiarlas bien con un cepillo de dientes mojado en una mezcla de agua caliente, un chorrito de vinagre y bicarbonato. Si están deterioradas y los electrodomésticos no cierran bien, no dudéis en cambiarlas por otras nuevas. Para ello, retirad la goma vieja aflojando los tornillos que la sujetan y comprar una similar en un almacén de suministros o encargándola al fabricante. Antes de colocar la goma nueva, aprovechad para limpiar a fondo la zona. Después bastará con que la atornilléis de nuevo; si los tornillos están oxidados, sustituidlos también por nuevos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *